Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

martes, 16 de junio de 2009

PLAGAS: Virus de las Orquídeas

Imprimir

Volver a "Enfermedades y plagas en las orquídeas"

En los últimos años los virus han tomado gran relevancia dentro del cultivo de orquídeas. La alta incidencia de estos patógenos puede ser atribuida a la facilidad de transmisión por herramientas usadas en las prácticas de cultivo, así como al desconocimiento popular de prácticas preventivas de estas enfermedades. Otro factor de mucha importancia es la gran popularidad y el aumento del cultivo de orquídeas, lo cual puede venir acompañado de un incremento de las enfermedades.

Más de veinticinco virus han sido reconocidos en orquídeas, sin embargo el Cymbidium mosaic potexvirus (CyMV) y el Odontoglossum ringspot tobamovirus (ORSV) son los virus más prevalentes y económicamente importantes, estos virus afectan una amplia gama de géneros de orquídeas. Una vez que una planta se ha infectado, no hay ningún procedimiento seguro para librarla, la planta pierde totalmente su valor comercial y representa un serio riesgo para las restantes plantas de la colección, por lo que al menos debe aislarse de las otras orquídeas, pero preferiblermente debe destruirse.

¿Qué es un virus?

Los virus son agentes infecciosos sub microscópicos, compuestos de núcleo proteínas, una vez dentro de la célula de la planta, alteran su metabolismo obligándolas a sintetizar más partículas virales. El invasor obliga a la célula de la planta a copiar su molde idénticamente. Estos patógenos destruyen la planta lentamente, y dependiendo de las condiciones en que se mantenga será la duración de su vida.

Movimiento de los virus en la planta

Por lo general, el virus se distribuye por toda la planta, es decir la infección se torna sistémica aunque en concentraciones diferentes, en especial si ésta es joven y vigorosa. Una alta concentración de virus (muchas partículas virales) es requerida para establecer la infección. Una vez que las hojas son infectadas, las partículas virales se mueven por la epidermis (capa de células superficial de la hoja), principalmente por las células del mesófilo. Después de 20 horas gran cantidad de células están infectadas con virus. Una célula infectada produce entre un millón y once millones de partículas virales.

Algunos experimentos han probado que la duración mínima de días en los cuales es invadida una planta está entre veintiocho y treinta y cuatro días (en el caso de híbridos de Dendrobium, bajo condiciones óptimas de cultivo) después de la inoculación. La detección del virus después de la inoculación se puede realizar tres días después de contaminada la planta.

Efectos de los virus en las plantas

Los virus causan un amplio rango de anormalidades en las plantas, como pueden ser cambios de forma, color y apariencia de la planta. Dos de los efectos más notables son el amarillamiento (clorosis) por inhibición de la formación de cloroplastos y muerte de los tejidos (necrosis). Estos síntomas pueden ocurrir separadamente o en combinación. También producen debilitamiento y reducción de la capacidad productiva, enanismo y lo más importante en el caso de las orquídeas, manchas o deformación de la flor o su destrucción total.

En algunas especies, los virus manifiestan síntomas solo en los puntos de inoculación, sin embargo sus efectos pueden ocurrir tiempo después en cualquier parte de la planta y causar mucho daño.

Los síntomas de las enfermedades virales son progresivos y varían dependiendo de:
-Combinación virus (tipo de virus) - hospedante (especie de planta)
-Condiciones ambientales (luz, temperatura).
-Estado fisiológico del hospedante y condición nutricional.

Estos factores hacen variar la duración en tiempo entre la infección y la aparición de síntomas. Algunos virus, bajo ciertas condiciones no causan la aparición de síntomas, pero sí se manifiesta una reducción del vigor en la planta. Algunos factores genéticos son los responsables de la tolerancia de algunas especies a ciertos virus, mientras que en otras hay un alto nivel de susceptibilidad. Estos factores hacen imposible la determinación de la enfermedad si alguna planta, en especial presenta resistencia genética, ya que puede no manifestar síntomas aún estando infectada.

Transmisión
Las enfermedades virales se propagan de una planta a otra por varias maneras. La manera más corriente de propagación es por medio de herramientas de corte no desinfectadas, donde los virus se transmiten por la savia de la planta, sin embargo el simple roce entre plantas ha demostrado ser 100% efectivo en algunas especies.

Estudios han probado 100% de eficiencia en tres métodos de inoculación de orquídeas, el roce de plantas, la inoculación por heridas y el corte con herramientas, lo que ubica a la transmisión mecánica como la más importante.


Cymbidium mosaic potexvirus (CyMV)

El cymbidium mosaic virus (CyMV) es el virus de orquídeas más común en el mundo. En nuestro país las Cattleyas y sus híbridos son las plantas que con más frecuencia se encuentran infectadas.

Los síntomas foliares incluyen estrías cloróticas en muchos cultivares de Cymbidium y manchas necrótica y patrones lineales necróticos en especies de Phalaenopsis.

Síntomas de necrosis pueden ocurrir en Cattleyas, Dendrobium y muchos otros géneros. Aunque los síntomas foliares son comunes, las plantas infectadas pueden ser también asintomáticas. Las necrosis de flores han sido observadas en especies de Cattleyas por muchos años, y esta asociada a este virus. El retardo en presentarse los síntomas en la flor después de abrirse constituye un serio problema para los cultivadores de orquídeas que venden Cattleyas, ya sea como planta en maceta o flor de corte. Las flores infectadas, son síntomas aparentes, pueden presentar los síntomas necróticos entre 3 y 5 días después de abiertas o cortadas de la planta, pero también es posible observar síntomas desde que la flor está en botón.


Virus de la mancha anillada del Odontoglosum (ORSV o TMV-O)

La enfermedad se reconoce principalmente por el veteado de la flor, pues los síntomas foliares son frecuentemente desapercibidos o están ausentes. El síntoma se caracteriza por el veteado de las flores de híbridos de Cattleya, el cual se puede presentar en flor abierta o en botones cerrados. Las flores afectadas pueden sufrir deformación severa en muchos casos. El pigmento normal de los sépalos y pétalos es reemplazado por manchas irregulares de un color de mayor o menor intensidad al de la flor en estado normal. No hay un patrón definido para este estriado. En otras plantas este virus puede presentar manchas, estrías y anillos cloróticos o necróticos.

Manejo fitosanitario

El primer paso para el control de los virus en orquídeas es reconocer que se tiene el problema, generalmente éste es el paso más difícil.

El segundo paso es establecer una campaña anti-virus, estableciendo procedimientos de diagnóstico y destrucción de las plantas enfermas. Dentro de estos los más importantes son:

1.Establecer una estricta cuarentena.
2.Ubicar correctamente las plantas en el vivero.
3.Desinfección de las herramientas de corte.
4.Debe mantenerse un estricto control de moluscos e insectos.
5.Lavado de manos con agua y jabón antes de manipular las plantas.

El tercer paso y final es que el cultivador como consumidor debe establecer la más alta calidad posible para suplirse. Debe ser minucioso ante cualquier síntoma sospechoso, y no centrar su atención solo en la calidad de la flor, si no en toda la planta. Cuando a pesar de todas las previsiones del caso aparecen plantas con virus es necesario tener un diagnóstico inmediato y seguro y tomar las medidas necesarias.

Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

Volver a "Enfermedades y plagas en las orquídeas"

4 comentarios:

Fran6Q dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Iván; Conviene desinfectar las herramientas ya que son un buen agente de transmisión de virus en plantas y árboles.
Yo suelo quemarlas con alcohol como se hacía antiguamente con las agujas hipodérmicas de esta manera te aseguras que están desinfectadas.
Muy iteresentes tus artículos que de bien seguro ayudan a muchos amigos y amigas a minimizar problemas.
Un abrazo.

Administrador de www.cincolinks.com dijo...

Enhorabuena por tu blog, si quieres puedes apuntarte al directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demas y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Creo que no hay muchos blogs de las características y temática del tuyo en este directorio, me gustaría mucho que participaras.


Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

Estrella dijo...

Hola Ivan, como estas? espero bien, tengo una pequeña duda, creo que mi orquidea tiene trips, no estoy segura si son o no, cuando riego mi planta salen despavoridos de las cortezas, algunos vuelan o brincan, son chiquititos y hace como un mes recien trasnplante esta planta a una maseta nueva con nuevo sustrato: cortezas y una piedra muy porosa que aqui llamamos tezontle, y note hoy mismo que una de las raices que tenia ams larga esta sequita icual otra raiz, asi que quisiera me dieras tu opinion sobre si so trips o no, te envio unas fotos, no se evn muy bien, pero a ver que te parece.
Muchas gracias por tu atencion y que estes muy bien!!!

Iván dijo...

Hola Estrella

Tiene toda la pinta de que sean trips, aunque no puedo estar seguro al 100%, pues jamás he visto una personalmente. La información que tengo, es la que encuentro por internet. Te invito a que entres en el foro de infojardín y preguntes allí.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.