Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Visita al Jardín Botánico de Meise (Bélgica). FLORI MUNDI -Composición floral de orquídeas-




Este fin de semana, 15 y 16 de Noviembre de 2014, Thierry y yo hemos hecho una escapada a Bruselas...
Como está aproximadamente a unas 2:30 horas de nuestra casa, hemos hecho el viaje en coche. Teníamos doble propósito, primero, visitar la ciudad (era una de las ciudades que tenía ganas de conocer) y segundo, aprovechando la estancia allí, visitar el Jardín Botánico de Meise, una población que se ubica a escasos kilómetros de Bruselas y que acoge, entre los días 24 de octubre y 30 de noviembre de 2014, la exposición Flori Mundi; una exposición formada por la composición floral de miles de orquídeas, bromelias y otras plantas exóticas.

En el centro ciudad de Bruselas, los hoteles son prohibitivos, económicamente hablando, o por lo menos es la impresión que hemos tenido cuando comparamos precios en internet. Así que reservamos un pequeño hotel a las afueras de la ciudad, Hotel Plasky, con una calidad/precio más que aceptable, y algo determinante para su elección, que en el precio estaba incluido el desayuno, y que cerca del hotel había plazas de aparcamiento gratuitos (imposible en el centro si no era pagando una considerable suma). Además estaba muy bien comunicado (a través de un bus cada 20 minutos) con el centro ciudad.

Llegamos sobre las 13:00 al hotel, y después de asentarnos un poco en nuestra habitación, y haber comido un poco, cogimos el autobús para llegar al centro. Mi primera visión nada más llegar, fue de gente, mucha gente... No sabía yo que Bruselas era una ciudad tan demandaba por los turistas. A pesar del frío que hacía, (8ºC, pero la sensación térmica era mucho más baja), las calles estaban abarrotadas de turistas. Todos con sus móviles haciendo fotos (yo no iba a ser menos). Había mucho turista de habla hispana. En cada rincón escuchabas a alguien hablando en español. Pero a pesar del gentío, visitamos sin ningún problema entre otras cosas la Grand Place, el famoso Manneken Pis, la catedral, el Parque de Bruselas, el Palacio Real, las Galerías Saint Hubert (con sus tiendas por doquier de los famosos -y caros- bombones belgas), etc...

El domingo, y después de dormir no muchas horas, pues a parte de
culturizarnos un poco visitando la ciudad, también dimos rienda suelta a nuestro divertimento, y entre bar y bar nos dieron las tres de la mañana, partimos para la visita del Jardín Botánico. Así y todo, como lo que venía ese día era algo muy esperado, con lo poco que dormimos nos fue suficiente. Después de un copioso desayuno y dejar el hotel, nos preparamos para ir al Jardín botánico. Éste se encontraba a escasos diez kilómetros, así que en poco tiempo estábamos a la puerta.

El Jardín botánico Meise (llamado Jardín botánico nacional de Bélgica hasta el 31 de diciembre de 2013), se
ubica en la comuna de Meise, a una decena de kilómetros del centro de Bruselas, y es uno de los más grandes jardines de plantas de todo el mundo. Está situado en los campos del castillo de Bouchout, con una extensión de 92 hectáreas. Así que si se quiere ver todo, se necesita más de un día, pero nosotros como íbamos con poco tiempo, nos dedicamos solo a visitar la exposición Flori Mundi. La entrada era de 6,00€, aunque merecía la pena... Había un pequeñito tren que te llevaba desde la entrada de las instalaciones, hasta la puerta de entrada de los invernaderos, haciendo una pequeña turné por el jardín, pero Thierry y yo decidimos hacerlo a pie, y así disfrutar de las plantas, arbustos y árboles que te encuentrabas a los lados del paseo y que, a pesar de ser otoño y que estaban perdiendo sus hojas, todavía guardaban una belleza espectacular (muy bien cuidados)

Lo que pasó nada más entrar a los diferentes invernaderos que visitamos, mejor que lo veáis en fotos, pues en el momento que empecé a ver orquídeas y aquella selva tropical en pleno Bélgica, empecé a flotar en una nube... Thierry no hacía más que decirme que mi cara irradiaba felicidad en todo momento.




















































































Cymbidium tracyanum

Cymbidium tracyanum

Cymbidium tracyanum







Coelogyne speciosa

Coelogyne fimbriata














Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.