Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

lunes, 10 de noviembre de 2014


Hacía tiempo que no escribía en el blog. Han pasado tres años desde la última vez que escribí en el blog. Por temas de salud, personales (entre ellos que me vine a vivir a Francia), tuve que desprenderme de todas mis orquídeas. Muchas de ellas murieron entre viaje y viaje que hacía entre España y Francia; otras las regalé y otras cuántas las vendí. Se me hizo bastante duro desprenderme de ellas. Los que coleccionamos orquídeas durante mucho tiempo, al final vemos a las orquídeas como si fueran nuestras niñas... Y decir adiós a las orquídeas, como algunas que has visto crecer desde que era simplemente un pseudobulbo, u orquídeas que has rescatado de la basura, u orquídeas que tienen un valor sentimental (amigos que te lo han regalado con todo su amor y cariño), se hace muy difícil...

Pues bien, hace 14 meses tuve un gran dilema... O era quedarme en España con mis orquídeas, o venirme a Francia a vivir con mi nuevo amor. El amor ganó, y mis orquídeas volaron. Hoy en día mi pareja me reprocha haber hecho lo que hice, diciéndome que podríamos haber hecho algo con las orquídeas. Haberles buscado un hueco en su nueva casa. Pero los primeros meses eran momentos de ida y vuelta, y con las orquídeas no se podían andar de aquí para allá...

Ahora vivo en Fressin, un pequeño pueblo que se encuentra en el departamento de Pas de Calais, al norte de Francia. A unos 1.100 kms de mi casa en el País Vasco. Vivimos en una casa de campo, con algunos animales y una huerta bien hermosa... Nos abastecemos de los productos que nos da la tierra y los animales.

 Ahora que estoy asentado, y ya no hago tantos viajes, empiezo a pensar mucho en las orquídeas. Suelo entrar en un foro francés de orquídeas, y allí he empezado a conocer gente de mi mismo departamento, que me han ido comentando sobre el tema de exposiciones/ventas que se hacen en mi región, o cerca.  Empiezo otra vez con el cuidado de las orquídeas. Mi pareja tenía una phalaenopsis híbrida que nunca le floreció, y que yo he conseguido que ya tenga dos varas incipientes (veremos qué color son, pues él no se acuerda). También, un amigo nuestro que tiene una floristería en Lille, un día me vino con siete phalaenopsis híbridas más, pues según él, una vez que pierden la flor, las tira a la basura. Así que sin yo quererlo, ya me he juntado con unas cuántas orquídeas. Además, en mi último viaje al País Vasco, hace diez días, me traje material para trasplante.

Pienso mucho en las orquídeas y en nuestra casa. Cómo colocarlas, qué ubicación... Mi pareja quiere que las coloque en una habitación. Pero para ello tendríamos que desprendernos de una ellas... Yo también había pensado, ahora que tengo terreno, construirme un invernadero, pero aquí es zona muy fría en invierno, y eso conllevaría a tener que meter también calefacción, con el gasto económico que eso conllevaría. Pero bueno, son cosas que tengo en mente. Ahora estoy contento con mis ocho phalaenopsis híbridas, una Burrageara Nelly Isler y un cymbidium que me traje de casa. Ya iré pensando qué es lo que voy a hacer. Lo que sí tengo seguro, es que iré a todas las exposiciones que tenga cerca de casa. Por de pronto en L'Abbaye de Vaucelles, una exposición internacional, en marzo de 2015 y otra internacional en mayo de 2015 en Rouen.


Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

2 comentarios:

Anoukira dijo...

Una pena que tuvieras que dejar ir a tus orquídeas... yo creo que no podría! Pero estoy segura de que mereció la pena :)
Te animo a seguir ampliando poco a poco la colección y no dejar de escribir sobre ello! Ayudarás a muchos otros aficionados, como a mí, compartiendo tus experiencias.

Ornitoloco dijo...

Hola Iván!
Me alegro muchísimo de que vuelvas en tus andadas por el blog! lo estava hechando de menos! Que pena lo de tu colección de orquídeas! Yo con las mias no podria...como bien dices, son mis bebés! XD!
Espero que ahora empieces con otra colección y te reenganches de nuevo a este magnífico blog al que consulto cada vez que tengo una nueva adquisición. ;)
Saludos desde Barcelona
Sergi T.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.