Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

miércoles, 8 de junio de 2005

Mi buhardilla-orquidario

Imprimir












A todos a los que nos gustan las orquídeas, tarde o temprano nos enfrentamos al eterno problema, la falta de sitio. Yo empecé colocándolas en lugares cerca de las ventanas, pero claro, enseguida llené los espacios. Luego compré una estantería y la coloqué bajo un gran ventanal que tengo en la sala, pero me pasó lo mismo, enseguida la llené.









Pensando qué es lo que podía hacer, pues la mayoría de a los que nos gustan las orquídeas andamos maquinando y dando vueltas a la cabeza para fabricar artilugios para nuestras orquídeas y también de dónde ubicarlas, después de mucho pensar, di con la solución. Tenía una habitación con una cama en la buhardilla, que se utilizaba en escasas ocasiones al año, más bien diría que en muy contadas ocasiones. Además, ya disponía de otra habitación libre a parte de la mía, así que opté por colocar las orquídeas en la buhardilla.









La buhardilla no es un espacio grande. Por de pronto, es abuhardillado y la parte más alta mide aproximadamente 180 cms. y desde ahí, hacia los lados empieza a bajar de altura. Los metros útiles para tener las orquídeas, son de aproximadamente 7 m². En realidad, la buhardilla tiene más metros, pero que son zonas muy oscuras, nada idóneas para el cultivo de las orquídeas, por lo que lo utilizo para guardar sustratos, macetas, corcho, etc… En el techo, tiene dos grandes ventanales de 115 x 75 cms, uno orientado al norte y otro al sur, por donde entra gran cantidad de luz. La habitación no tiene calefacción, pero como está contigua a una pieza de la casa donde sí la hay, con dejar la puerta de la buhardilla abierta es suficiente. Por último, y no menos importante, aunque en toda la casa tengo madera en el suelo, en la buhardilla tengo sintasol (Material plástico que,a modo de moqueta,se utiliza como pavimento de interiores), así que si a la hora de regar caía agua al suelo, no tenía problemas de estropearlo.









Después de idear todo este tema, me puse un día a vacíar la buhardilla. Cuando quedó vacía, mi otro problema era de cómo hacer para que después de meter todas mis orquídeas (que a lo largo de los años me junté con 250), me quedara sitio por donde yo andar, para poderlas ver de cerca, regar, etc… Después de mucho pensar, y sabiendo que en macetas me iban a ocupar mucho espacio y que si ponía estanterías, las orquídeas de la parte superior quitarían luz a las del inferior, opté por colocar la mayoría de las orquídeas epífitas en corcho, y luego colocarlas en la buhardilla colgadas de alguna que otra forma. Así me aseguraría bastante espacio. Fue un trabajo arduo y un poco engorroso, que a lo largo de los días pude hacerlo.









El siguiente paso era comprar malla de red e ir colocándola justo por debajo de los ventanales. Desde cada lateral de la ventana, hasta el suelo. Las colocaba en los laterales y en el lado más lejano a mí , así me quedaba libre la parte central, donde yo poder moverme sin ningún problema. Pero antes de colocar la malla de red, puse plástico detrás, para así al regar, que el agua que no echara sobre las orquídeas, no cayera en la parte trasera de la buhardilla, y para ello a parte del plástico y de la malla de red, coloqué unos recipientes de agua justo debajo de éstos, para recibir el agua sobrante del riego.









El resultado, ya lo veis. Yo estoy contento de cómo ha quedado, y aunque parezca mentira, hay casi 250 orquídeas metidas en esta buhardilla. En verano no tengo problemas, pues las saco al exterior, pero es un buen sitio para pasar el invierno. Tiene una temperatura constante de entre 15/18ºC en invierno, y una humedad relativa que ronda entre el 60 y el 70%. Suficientes para mí, para tenerlas todas juntas y no molestar a nadie de casa.










Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Espectacular, Iván. Ese relato y esas fotos están para hacer un artículo de revista.

Iván dijo...

Muchas gracias....

Anónimo dijo...

Hola ,

Me llamo Adrianna, que maravilla de Buhardilla!! cuantas tienes?.

Yo hace un año empezé con una, la pobre la vi en la tienda llena de bichos...y la compré..y la pude salvar y ahora tengo 8 todas compradas in extremis..solo compro las que estan mal,no sé.. me dan pena verlas que las dejan morir...y q despues iran a la basura, una planta que cuetas tantísimo germinar y que es tan bonita y agradecida.

Te quería preguntar, he comprado por internet una orchidea de formosa, aún no me ha llegado el bulbo, sabes como se debe cuidar??

Iván dijo...

Hola Adriana... gracias por tus cumplidos...

"Orchidea de formosa", tal que así, no existe ninguna orquídea. Conozco una especie que es Pleione formosa, no sé si te refieres a ésta.

Si no, intenta identificarla, o ponme algún enlace donde aparezca la foto de la orquídea.

Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.