Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

lunes, 28 de marzo de 2005

Transplantar una phalaenopsis: una forma curiosa de hacerlo

Imprimir



·Replante cuando las nuevas raíces comiencen a crecer.

·Corte todas las raíces muertas y remueva todo el material viejo.

·Deje suficientes raíces vivas para anclar la planta y evitar que se deshidrate.

·Bañe la planta en una solución con fungicida.

·Posicione la planta y amárrela a la tabla o tronco.

·Mantenga a resguardo de la lluvia y riegue menos hasta que el crecimiento de las raíces sea evidente.


1.- Esta planta ha sobrepasado su maceta y se puede ver el crecimiento de raíces. Ésta es una buena oportunidad para trasplantar.


2.- Fuera de la maceta. Todas las raíces muertas deben ser removidas.


3.- La planta lista para su nueva maceta después de bañarla en fungicida.





4.- La planta atada en posición sobre un bloque de fibra de coco, pero no es esencial. Los alambres para colgar la maceta deben ser colocados antes de colocar la planta.


5.- Vista frontal de la planta replantada lista para añadir el nuevo sustrato.


6.- Se ha añadido carbón a la planta replantada. Unos trozos de fibra de coco previenen que las piezas caigan a través del agujero.




Traducción de Jesús Choy Ley. Del libro "Orchid Growing in the Tropics" - OSSEA

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.