Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

viernes, 24 de febrero de 2006

Consejos para el cultivo de Dendrobium Phalaenopsis

Imprimir

Cultivo de Dendrobium Phalaenopsis




Generalidades:

Los dendrobium tipo phalaenopsis deben su nombre a la forma de sus flores que se parecen un poco a las de las phalaenopsis. Son plantas muy generalizadas en viveros y relativamente fáciles de cultivar en interior con la condición de tener una ventana bien iluminada. Estas orquídeas han sido también, utilizadas para flores de corte. Existen numerosos híbridos.


Morfología de la planta:


Los dendrobium phalaenanthe tienen largos pseudobulbos que se llaman “cañas” y sus hojas coriáceas están dispuestas por pares todo a lo largo. Las raíces son de talla mediana y abundantes. La vara floral aparece encima de la caña y lleva de 10 a 20 flores. La flor se parece algunas veces a las de las phalenopsis, pero no siempre (particularmente, el dendrobium tipo antílope tiene sépalos en espiral). Una misma caña puede producir varias varas florales.


Condiciones de cultivo:

Luz



A los Dendrobium phalaenopsis les gusta una luz entre mediana y fuerte.

Entre noviembre y marzo: Los ideales serían entre de 4 a 6 h de sol directo.

Entre abril y octubre: Si es posible sacar la planta al exterior después de que las temperaturas nocturnas pasen de los 15º C. Evitar el sol directo entre las 11h y 15h que podría quemar las hojas.


Temperatura:

De a

Los híbridos comprados en viveros son generalmente orquídeas de clima cálido: las temperaturas ideales son 30-25ºC durante el día y 18-20ºC durante la noche.

Riegos:



Riegos abundantes en verano, el sustrato no debe secarse completamente entre los riegos, pero tampoco tiene que estar saturado.

Riegos más espaciados en invierno: dejar secar el sustrato entre dos riegos.

El sobre riego es la manera más fácil de provocar la muerte precoz de una orquídea.


Abono:

Los Dendrobium phaleopsis son medianamente golosas en cuanto al abono, aunque sus raíces pueden ser dañadas por concentraciones altas de abono.

Utilizar de ½ a ¼ de cucharilla de café de abono en polvo por cada 4 litros de agua. Regar con esta solución en cada riego en período de crecimiento activo (desarrollo de hojas, raíces o flores). No abonarlas cuando la planta está en período de reposo.


Sustrato y Transplante:

Cuando la maceta resulta demasiada pequeña. Transplantar en el momento de la aparición de nuevas raíces.

A los Dendrobium phalaenopsis les gusta un sustrato que drene bien como cortezas de pino medianas.

Elegir una maceta lo justo más grande como para contener dos cañas más (entre 1 y 2 cms más grande que la maceta anterior)


Floración:



Parar de abonar y espaciar los riegos una vez que las nuevas cañas alcancen la misma altura que las viejas. (para una planta que haya florecido antes). Hay que darle mucha luz y dejar secar bien el sustrato entre los riegos. La (o las) vara floral aparece en uno de los nudos superiores de la caña cuando ha madurado y está bien aprovisionado de reservas. Retomar progresivamente los riegos y el abono con la aparición de la vara floral, continuar dándole mucha luz hasta la salida de los botones florales.

Las plantas que no reciben luz suficiente pueden renunciar a florecer a pesar de que tengan un buen desarrollo de hojas y raíces.


Ciclo de crecimiento

Primavera = aparición de nuevas cañas y raíces.

Verano = maduración de las cañas.

Otoño = aparición de la vara floral.

Invierno = Floración.

Una especie que esté bien cultivada, puede florecer varias veces al año.



A tener en cuenta

No someter a los Dendrobium phalaenopsis a un período estricto de sequedad: la planta correría riesgo de perder sus hojas. Sin embargo, si esto llega a ocurrir, todavía se puede salvar la planta: vigilar que las cañas no se sequen demasiado, hasta que una nueva caña aparezca en la base.

La planta tiene que tener una ligera brisa durante todo el año.

Vigilar de no regar con abono demasiado concentrado que podría dañar las raíces.


Pequeños trucos del foro (francés)

Cuando compre un dendrobium, asegúrese siempre de saber a qué grupo pertenece (calor o frío)

Para saber si la planta recibe la cantidad suficiente de luz, fíjese en el color de las hojas; si son de un verde oscuro, la planta no recibe suficiente luz. Una planta con buena luz tiene las hojas verdes bastante claras.

Con sus largas cañas, los Dendrobium tienen tendencia a bascular fácilmente. Es generalmente práctico poner la maceta en una maceta decorativa pesada para aumentar la estabilidad.

Puede pasar que algunos Dendro comprados en grandes superficies y viveros estén sin crecer, desmejorados durante los primeros meses: Hay que saber que muchos de estos dendros vienen directamente de países de clima cálido. Pasan directamente de un clima tropical con mucha luz al interior de una casa, más sombría y algunas veces poco cálida. Es pues, normal, que tengan mal aspecto al principio. Algunos necesitan hasta un año para dar síntomas de crecimiento. Pero hay que tener en cuenta que una planta que no crece, no necesita abono y que los riegos deben ser muy espaciados. Sin embargo, no hay que suspender totalmente los riegos pues eso podría provocar la caída de las hojas, lo que no es dramático para la planta, pero sí antiestético. Durante este período de retome, darle todo el posible de luz y calor con una alta humedad (si es necesario, ponerle un saco de plástico a modo de mini invernadero)…

1 comentario:

Maria Isabel Vásquez Molina dijo...

Muy bueno el articulo, quisiera saber el tiempo que dura la floracion?

Gracias,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.