Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

jueves, 19 de mayo de 2005

Enfermedades y Plagas en las orquídeas

Imprimir

Muchas veces nos enfrentamos ante situaciones en las que nuestras orquídeas muestran signos que nos hacen sospechar muchas veces que tienen alguna enfermedad, o que algo no va bien, y nos encontramos ante una situación donde no sabemos por dónde empezar. La intención de esta entrada es ayudar un poco cuando nos enfrentamos con algo desconocido como son las enfermedades de nuestras orquídeas. Desde pulgones, hasta virus, hay infinidad de enfermedades que pueden atacar a las plantas.

Ante todo es importante seguir algunas pequeñas reglas como prevención a las enfermedades:

  • estar muy atentos a no perjudicar alguna parte de la planta, sean hojas, flores o raíces;
  • evitar dejar mojadas las partes aéreas de la planta durante la noche;
  • controlar la buena ventilación de nuestra orquídea;
  • eliminar restos de sustrato que resultan evidentemente podridos, hojas muertas, etc.;
  • siempre esterilizar los utensilios que se usan, en particular, las tijeras deben ser esterilizadas preferiblemente a la llama y también las nuevas macetas utilizadas al momento del trasplante deben ser bien lavadas y por lo tanto esterilizados con alcohol o lejía y tener siempre las manos perfectamente limpias;
  • evitar rociar la planta durante las horas más calurosas del día ya que los poros están muy dilatados y el agua representa un vehículo preferencial por los microorganismos patógenos;
  • dotar a los radiadores de casa de humectadores para evitar el aire muy seco;
  • si se ha realizado el trasplante y se han eliminado las raíces muertas, esperar una semana antes de proceder al riego para permitir a las heridas de cicatrizarse;
  • si en casa tienes muchas orquídeas tener ciudado de no tenerlas en contacto entre ellas para evitar la difusión de eventuales enfermedades;
  • si se compra una nueva orquídea tener ciudado de tenerla por cierto período en cuarentena, es decir lejana de las otras hasta estar seguros de su salud;
  • dedicar cada día algún minuto a observar sus orquídeas para averiguar su estado y entender por lo tanto si hay enfermedades en curso.
Ahora veamos cuáles son las principales enfermedades (pinchar el enlace):

ENFERMEDADES NO PARASITARIAS DE LAS ORQUÍDEAS

No se trata de enfermedades en sí, pero causan igualmente serias patologías en la orquídea o pueden ser el preludio de una siguiente infestación parasitaria. Temperaturas, luz, humedad y abonos tienen que ser reguladas de modo preciso y en función de las exigencias específicas de las plantas individuales.

Caída de las hojas
La mayor parte de las veces, es debido a un exceso de riegos

Detención del crecimiento y caída de las flores
Lo contrario que lo anterior, es debido a un escaso riego

Presencia de hojas algo túrgidas y poco brillantes
Es debido a una escasa humedad ambiental

Falta de floración
La causa principal es una mala iluminación

Quemaduras en las hojas
Son debidas a excesos de luz que afectan parcialmente la hoja secándola. La quemadura es muy peligrosa porque representa una puerta de entrada de muchos microorganismos patógenos, sobre todo hongos.


Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

1 comentario:

Martitorris dijo...

Muy interesante información, espero que puedas continuar con el resto de enfermendades!! Gracias por toda la información

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.