Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

jueves, 26 de mayo de 2005

PLAGAS: Ácaros (Araña roja, Araña parda, Araña blanca...)

Imprimir

Volver a "Enfermedades y plagas en las orquídeas"

1. INTRODUCCIÓN.

Los ácaros constituyen el grupo más importante dentro de las especies plaga de las plantas cultivadas, después de los insectos. Comprenden entre un 15 y 20% de las especies plaga de mayor incidencia económica en los cultivos. Dentro de los ácaros plaga podemos encontrar especies muy polífagas (en cultivos herbáceos y frutales) y especies monófagas u olífagas. A continuación se va a realizar un repaso por las especies de ácaros plaga más importantes, los daños que ocasionan en las plantas y cultivadas, así como las diferentes medidas para su control.

2. MORFOLOGÍA Y CICLO DE VIDA DE LOS ÁCAROS PLAGA.

Los ácaros constituyen la subclase ACARI, dentro de la clase de los Arácnidos (ARACNIDA). La segmentación del cuerpo es inconspicua o ausente. Su tamaño, en el caso de las especies plaga de las plantas cultivadas, es muy pequeño. La forma del cuerpo suele ser oval redondeada, aunque entre las especies fitófagas las hay típicamente vermiformes.

El número de patas en los estados de adulto y ninfa es generalmente de cuatro pares y tres en la larva, si bien en los Eriófidos se caracterizan por poseer solo dos pares, tanto en estados inmaduros como en estado adulto.

Respiran por tráqueas que se abren al exterior por medio de estigmas, pero existen grupos caracterizados por respirar a través del tegumento, por ósmosis, o bien por anaerobosis.

3. GRUPOS DE INTERÉS AGRONÓMICO.

Dentro del suborden ACTINEDIDA, las familias con las especies de mayor importancia económica son:

En el suborden ACARIDIA se incluye la familia ACARIDAE que incluyen las especies plaga de la harina y otros productos vegetales almacenados. Dentro de los grupos de ácaros se pueden encontrar especies depredadoras de otros ácaros plaga (Fitoseidos, PHYTOSEIIDAE), y ectoparásitos de insectos plaga (Trombídios, TROMBIDIIDAE).

4. DAÑOS CAUSADOS POR LOS ÁCAROS PLAGA.

Los tipos de daños se clasifican en función del aparato bucal de los ácaros plaga que viven en la parte aérea, así se encuentran tres grupos de daños:

A) Mecánicos. Son debidos a la alimentación de larvas, ninfas y adultos. Son provocados por los ácaros de aparato bucal tipo I, Teraníquidos fundamentalmente, pero también por Tenuipálpidos, y en menor medida Tarsonémidos. Los daños consisten fundamentalmente en lesiones en la epidermis de las hojas (inicialmente por el envés) y frutos. Las zonas afectadas se decoloran y posteriormente se necrosan. Cuando las poblaciones son muy elevadas se producen efectos globales sobre el crecimiento, floración y producción, pudiendo originarse la defoliación y posterior muerte de la planta.

B) Malformaciones y crecimientos anormales causados por Eriófidos, ácaros de aparato bucal tipo II (5 estiletes, dos de ellos se inyectan) y alguna especie de araña blanca. Pueden darse diversos tipos de daños:

  • Deformación de hojas debido a la actividad de la alimentación y siempre ocurre a nivel meristemático.
  • Herumbre o “russeting”. Se trata de un envejecimiento acelerado debido a la alimentación del ácaro en las hojas.
  • Enrollado de hojas. En la zona enrollada se protegen y alimentan los ácaros.
  • Hinchazón de yemas. Las yemas aumentan de tamaño y dentro de las brácteas vive y se alimenta el ácaro y por lo tanto la yema no se desarrolla. Esto se debe a la saliva segregada por el ácaro, se emblandece e hincha la yema.
  • Ampollas foliares. Se produce un espacio hueco en el interior de la hoja, en el parénquima queda un hueco hinchado donde vive la colonia y se alimenta. La ampolla tiene un poro de salida.
  • Agallas. Forman una bolsa, un orificio en el envés de la hoja con círculos más engrosados de la epidermis. En este orificio se sitúa la colonia de eriófidos con facilidad de alimentarse de las células engrosadas como consecuencia de los tricomas y además de existir un crecimiento del interior.
  • Erinosis o falsas agallas. Son unas agallas no cerradas. En la hoja se forma una curvatura en la zona del envés y en donde se sitúa la colonia de eriófidos como protección y alimentación.
  • Abortos florales. Se producen por alimentación sobre ellas a nivel de la yema floral y la flor aborta, se cae y no fructifica. Este daño no causa la caída total de las flores sino que aparecen frutos totalmente deformados (limonero).
  • Deformación de frutos.

C) Transmisión de virus fitópatógenos. Es poco importante en ácaros destacando en el grupo de los eriófidos que son los que inyectan saliva y luego chupan el contenido. En ajo y en higuera hay virus transmitidos por dos especies de eriófidos.

5. LAS ARAÑAS ROJAS.

Destacan tres especies de arañas rojas. Dos de ellas son las arañas rojas de los frutales y otra la araña roja propiamente dicha.

5.1. Ácaro Rojo de los frutales.

Es una araña roja típica de forma globosa. No segregan muchos hilos de seda. Sólo lo hacen para sostener al huevo en el envés de la hoja para que éste no caiga al suelo. Destacan dos especies:

  • Panonychus ulmi: “Araña roja de los frutales”. Ataca a los frutales de hoja caduca.
  • Panonychus citri: “Araña roja de los cítricos”. En cultivos de cítricos.

En ambos casos los daños se centran en las hojas por la actividad de la alimentación, se van decolorando, posteriormente pasan a color pardo o gris, en ataques severos provoca la defoliación del árbol. La araña roja de los cítricos también ataca a los brotes y frutos.

5.1.1. Morfología y ciclo de vida.

Ciclo de vida muy corto con un tiempo de generación de 16-18 días. Este ciclo de vida con elevadas temperaturas se acorta. Presentan huevo - larva - ninfa y adulto. El adulto puede durar 12-23 días, la fecundidad es de 20-30 huevos/hembra.

P ulmi es capaz de invernar en estado de huevo en diapausa. P. citri no presenta diapausa y se desarrolla fundamentalmente en otoño - invierno en las zonas costeras. No se encuentra en verano.

5.1.2. Métodos de control.

Para tratar la araña roja de los frutales, P. citri, se emplean los productos: amitraz (H+L), dicofol + tetredifon (H+FM), etc.

Para P. ulmi se recomienda el uso de abamectina sobre las formas móviles. Es necesario tratar los huevos de invierno que están en diapausa, eliminándolos. También se utiliza el aceite de invierno más un insecticida para el control de huevos invernantes cuando el árbol está en reposo.

Entre los productos más efectivos y ecológicos para eliminar las plagas se encuentra el aceite de neem, obtenido del cinamomo o melia, un árbol procedente de la India y plantado como árbol ornamental en muchas avenidas y parques de las ciudades y cuyas bayas resultan tóxicas. El aceite extraído de esta planta contiene muchos flavonoides con propiedades insecticidas. A diferencia de los anteriores apenas actúa por contacto, si no solo por ingestión y no afecta a los mamíferos.

5.2. LA ARAÑA ROJA DE LOS INVERNADEROS.

Destacan dos especies: Tetranychus urticae y Tetranychus turkestani.

5.2.1. Morfología.

La araña roja es un ácaro tetraníquido, cosmopolita y muy polífago, dado que afecta prácticamente a todos los cultivos protegidos, cultivos al aire libre, y gran número de especies de plantas espontáneas.
Esta especie se encuentra ampliamente distribuida por toda España, sobre todo en zonas de clima suave y cálido; Costa Mediterránea, Andalucía, Extremadura y Canarias.

Los huevos son esféricos, lisos y de color blanquecino o anaranjados, y de aproximadamente 0,12 mm. de diámetro.
Las larvas tienen un cuerpo redondeado y blanquecino, con un tama ño de 0,15 mm., siendo lo más característico, que poseen tres pares de patas, a diferencia de los estados intermedios entre larvas y adultos, que son las protoninfas y deutoninfas, que ya poseen los cuatro pares de patas.

Las hembras adultas alcanzan un tamaño de 0,5-0.6 mm. de longitud, tienen coloración variable en función del clima, substrato y edad, pudiendo ser amarillentas, verdosas, rojas, con dos manchas oscuras situadas en los laterales del dorso. Los machos tienen el cuerpo más estrecho y puntiagudo, son de colores más claros y de tamaño inferior, 0,3 mm. de longitud.

5.2.2. Ciclo de vida.

Tiene un ciclo de vida muy corto pasando por los estados de huevo, larva, ninfa I y II y adulto. La hembra adulta fecundada pasa el invierno entrando en diapausa en los restos de cosecha, encima de árboles, cortezas, malas hierbas y comienza su actividad o daños sobre el cultivo en épocas favorables. En los invernaderos las hembras se refugian en los palos o postes hasta el nuevo cultivo. En primavera los adultos se trasladan a los cultivos, sobre todo en el envés de las hojas, comienzan a aparearse y comienzan a realizar las puestas, llegando la hembra a poner entre 100-200 huevos, con una frecuencia de 2-3 días, y alcanzando una longevidad de 20-28 días. La longevidad de los machos es de 14 días de media.

De los huevos nacen larvas, con tres pares de patas, las cuales evolucionan al estadio de protoninfa y deutoninfa, teniendo en este caso 4 pares de patas, y a continuación pasa mediante muda a estado adulto.

Todo este ciclo es rapidísimo, y en condiciones ambientales y de alimentación favorables las generaciones se suceden durante todo el año. Si durante su desarrollo el intervalo de temperatura oscila entre 23 y 30 ºC, le permite completar su ciclo entre 8 y 14 días.
Si la humedad relativa es muy alta o muy baja, pueden causar gran mortalidad de larvas y retrasar su desarrollo.

Se dispersan a otras zonas, o cultivos, a través del viento, y ayudadas por la tela que segregan, o bien por transporte de material vegetal. Las hembras adultas fecundadas emigran de las hojas a la parte superior de la planta. Como tejen hilos de seda estas hembras fecundadas los fijan sobre la hoja esperando una corriente de aire y lo van soltando hasta que alcanzan una determinada altura, llega la corriente, cortan el hilo y se dejan arrastrar hasta la planta siguiente, si cae al suelo morirá.

5.2.3. Huéspedes vegetales.

Se trata de especies muy polífagas, tanto en cultivos herbáceos como en frutales y ornamentales. Puede desarrollarse de forma óptima en más de 150 especies vegetales. Al aire libre destacan el fresón, maíz, algodonero, cítricos, vid, frutales de hueso como los cultivos más atacados. Dentro de invernadero destacan judías, melón, sandía, pepino, berenjena, tomate, etc. Como ornamentales destacan clavel, rosal, crisantemo, gerbera, bulbosas.

5.2.4. Daños.

Los daños directos que provoca la araña roja se deben fundamentalmente a la acción sobre las partes verdes de las plantas, producidas por los estiletes, y reabsorción del contenido celular en la alimentación.

El síntoma más característico, es la aparición de punteaduras o manchas amarillentas en el haz, producido por la desecación de los tejidos. Las manchas pueden afectar a los frutos que sin llegar a secarlos deprecian su valor comercial.

En el envés de las hojas, puede observarse presencia de araña en todo sus estadios, y tela. Debido a su alimentación, provoca una disminución de la superficie foliar, lo cual implica una disminución de la fotosíntesis o intercambios gaseosos.

Los daños son más importantes en los primeros estados de desarrollo de la planta, provocando un retraso en su crecimiento, disminución de la producción y calidad de la misma. En casos extremos de grandes poblaciones de araña roja, pueden llegar a desecar la planta por completo.

5.2.5. Métodos de control.

A. Medidas preventivas y culturales.

  • Eliminar restos de cultivos anteriores y malas hierbas.
  • Utilizar mallas en bandas del invernadero.
  • En parcelas con antecedentes de araña roja, tratar la estructura y suelo, antes de realizar una nueva plantación.
  • Emplear dosificaciones de abonos equilibradas. Un exceso en nitrógeno favorece el desarrollo de la araña roja.
  • Vigilar los primeros estados de crecimiento de la planta, pues los ataques son más graves.

B. Lucha química.

La lucha química se debe de empezar a utilizar, cuando se detecte la plaga, sobre todo en los primeros estadios de desarrollo. El tratamiento debe de ir dirigido a los focos, si éstos están bien delimitados. Se ha de prestar atención a las lindes de las parcelas, y bandas de invernaderos, que es por donde suelen producirse la entrada.
Debido a la gran resistencia que presentan ante los acaricidas, se debe de alternar las materias activas utilizadas, y por este motivo, intentar evitar en lo posible, los tratamientos preventivos.

También ha de tenerse presente, que el uso de piretroides y algunos insecticidas fosforados, hacen posible que las poblaciones de este ácaro se vean incrementadas. El empleo excesivo de piretroides cuando se espera la presencia o ataque de araña roja, sobre todo de la primera generación, consigue eliminar a los depredadores y modificar la epidermis de la hoja haciendo más fácil la alimentación de la araña. Aumentan las poblaciones pues cualquier producto fitosanitario modifica la fisiología de la planta. Aumenta la fecundidad de las hembras porque acorta su ciclo de vida, acelerando el desarrollo. Los piretroides de última generación no tienen estos problemas ya que son acaricidas.

Por último, mencionar como materias activas recomendadas en función de cultivos, estado fenológico y acción que ejercen sobre huevos, larvas y adultos las siguientes: amitraz (huevo y larva), abamectina (formas móviles), bromopropilato (huevo, larvas y adultos), Tetradifón (huevo y larvas), azufre (acción frenante), dicofol + azufre, fenbutestán, hexitiazox, tetradifón +dicofol.

C. Control biológico.

La lucha biológica se realiza principalmente gracias a la acción depredadora que ejercen los ácaros fitoseidos: Amblyseius californicus y Phytoseiulus persímilis.

También son depredadores los coleópteros Suymus mediterraneus y Stehorus spp.; los neurop- terosontocóridos del género Orius; y también míridos como Cyrtopeltis tenuis; tisanópteros de los géneros Scelothrips, Aelothrips y Frankliniella.

Comercialmente existen productos biológicos para el control de araña roja, a base del ácaro Phytoseiulus persímillis, que actúa como depredador de huevos, larvas y adultos.

Entre los productos más efectivos y ecológicos para eliminar las plagas se encuentra el aceite de neem, obtenido del cinamomo o melia, un árbol procedente de la India y plantado como árbol ornamental en muchas avenidas y parques de las ciudades y cuyas bayas resultan tóxicas. El aceite extraído de esta planta contiene muchos flavonoides con propiedades insecticidas. A diferencia de los anteriores apenas actúa por contacto, si no solo por ingestión y no afecta a los mamíferos.


6. LAS ARAÑAS BLANCAS.

La especie de araña blanca que provoca más daños de importancia económica es Polyphagotarsonemus latus (=Steneotarsonemus latus), también conocida como la "araña blanca de los invernaderos o de la begonia". Es una especie perteneciente al orden Acarina y a la familia Tarsonemidae. Plaga muy polífaga y distribuidas en zonas subtropicales y templadas del mundo, en las primeras se desarrollan al aire libre, y en las zonas templadas se localizan preferentemente en cultivos bajo abrigo.

6.1. Morfología.

Es un pequeño ácaro, con una longitud media de 0,2-0,3 mm., siendo la hembra mayor que el macho, diferenciándose fundamentalmente en el cuarto par de patas, que en las hembras están más desarrollados de lo normal y ligeramente atrofiados, y en los machos están transformados en pinzas que les sirve para sujetar a las hembras en la cópula, y para transportar a las “pupas”.

La coloración de ambos sexos es blanquecino o amarillento. Es característico en los huevos un dibujo formado por círculos que cubre el corión, característica que sirve para diferenciarles de otros ácaros.

6.2. Ciclo de vida.

Se pueden diferenciar cuatro estadíos en el ciclo de vida de la araña blanca: huevo, larva, pupa y adulto.

Las hembras ponen los huevos en huecos inapreciables en la superficie de la hoja o del fruto. Los huevos quedan firmemente sujetos a estas superficies. La araña blanca de los invernaderos, prefiere para su desarrollo los tejidos tiernos, situándose en el envés de las hojas, donde encuentra las condiciones climáticas óptimas de humedad y sombra, y alimentos necesarios. En estas condiciones de altas temperaturas, humedad y ambiente sombreado, se multiplica con gran rapidez.
A 25º C el desarrollo de una generación de estos ácaros (de huevo a huevo) dura entre cuatro y cinco días. En invierno la duración total del desarrollo es de siete a diez días, según el clima.

La longevidad de una hembra es de unos diez días en condiciones normales. Durante este período pone unos 50 huevos. Las hembras no fecundadas producen solamente descendencia masculina, mientras que las hembras se producen a partir de huevos fecundados.

El macho se agarra bien a la pupa hembra con sus patas posteriores especialmente adaptadas, y espera a que emerja el adulto, tras lo cual se produce el apareamiento. En invierno, la tasa de reproducción y la actividad de los ácaros descienden. Para su supervivencia, éste ácaro depende de material vegetal vivo, por lo que no puede hibernar en partes de la estructura del invernadero, como hacen las arañas rojas.

6.3. Huéspedes vegetales.

Se conocen unas 50 plantas huésped, entre las cuales hay varios cultivos agrícolas, plantas ornamentales y especies silvestres. Puede producir daños económicos sustanciales en cultivos importantes tales como el algodón, té, caucho, cítricos, tabaco y patata. En invernadero, causan daños principalmente en pimiento, berenjena, tomate, pepino y unos pocos cultivos ornamentales.

6.4. Daños.

Los daños causados por P. latus se parecen a un ataque de virus. Los síntomas típicos del daño dependen de la planta huésped, pero siempre consisten en deformación de tallos aéreos.

Los ácaros prefieren tejidos jóvenes, en desarrollo, tales como hojas y flores jóvenes. La succión de savia produce deformaciones y cicatrices acorchadas, y las flores pueden perder el color. Estas desviaciones en el crecimiento son causadas por auxinas que secretan los ácaros mientras chupan. En las hojas, la succión ocurre en la parte del pecíolo, lo que hace que la hoja se enrolle. Se deforma la parte apical de la planta, y aparecen localmente decoloraciones marrones, debidas a la formación de corcho. También pueden acorcharse tejidos de los frutos e incluso presentar deformaciones. Daños severos pueden provocar la muerte de la planta.

En caso de tomate, se produce una decoloración bronceada en el tallo, brotes terminales y envés de hojas jóvenes. Las hojas de los brotes se secan, con lo que las partes altas de la planta presentan apariencia de quemadas, con los tallos arrugados y decolorados. Las hojas se abomban y presentan nervios salientes. En patatas, forma manchas negruzcas de aspecto aceitoso en el envés de las hojas jóvenes, adquiriendo éste una coloración rojiza, y doblándose la hoja por los bordes de forma irregular. Ocurre lo mismo en la planta de pimiento, donde además impide la floración, o hace caer las flores.

En la planta de algodón, las hojas se vuelven rígidas y se doblan por los bordes hacia abajo. En cítricos, afecta sobre todo a plantones jóvenes, en los brotes tiernos, provocando enrollamiento de los bordes de las hojas, pudiendo necrosar y caer. También pueden afectar al fruto provocando una decoloración del mismo.

6.5. Métodos de control.

A. Medidas preventivas y culturales.

  • Eliminar restos de cultivos y malas hierbas.
  • En parcelas con antecedentes de araña blanca, tratar estructuras y suelo antes de realizar una nueva plantación.
  • Vigilar los primeros estados de crecimiento de las plantas, donde los ataques son más graves.

B. Control químico.

  • Tratar a los primeros síntomas procurando llegar a las partes de la planta donde la plaga se desarrolla.
  • Se deben realizar los tratamientos de forma localizada a focos, si éstos están bien delimitados.
  • Es recomendable repetir la aplicación al cabo de unos cinco o seis días, ya que los huevos no son susceptibles a la acción de algunos acaricidas.

Este ácaro, se puede combatir frenando su desarrollo con tratamientos espolvoreados de azufre, o bien con pulverizaciones a base de las siguientes materias activas: dicofol, endosulfán , fenbutestán y hexitiazox (selectivo de fauna auxiliar).

C. Control biológico.

Entre los productos más efectivos y ecológicos para eliminar las plagas se encuentra el aceite de neem, obtenido del cinamomo o melia, un árbol procedente de la India y plantado como árbol ornamental en muchas avenidas y parques de las ciudades y cuyas bayas resultan tóxicas. El aceite extraído de esta planta contiene muchos flavonoides con propiedades insecticidas. A diferencia de los anteriores apenas actúa por contacto, si no solo por ingestión y no afecta a los mamíferos.

7. LOS ERIÓFIDOS.

Los Eriophyidae constituyen una gran familia de ácaros fitófagos. Muchas de sus especies pueden producir daños importantes en las plantas cultivadas y son capaces de transmitir virosis (ácaros de las agallas). Normalmente se tratan de especies que presentan una alta especificidad por su huésped, algunas sólo se pueden desarrollar sobre una sola especie vegetal, y otras pueden extenderse a especies relacionadas o incluso a géneros distintos.

Durante su ciclo de vida los eriófidos pasan por los estadios de huevo, larva, dos estadios ninfales y el adulto. Ciertas especies son capaces de producir hembras especiales que pueden entrar en diapausa. La hibernación tiene lugar en yemas de la planta huésped o en lugares resguardados. El porcentaje de hembras de una población de estos ácaros es a menudo mayor que la de machos. El desarrollo completo de huevo a adulto dura de una a dos semanas.

El cuerpo de los eriófidos es muy largo y anillado, y contiene pelos con importancia taxonómica. Solo presentan dos pares de patas, a diferencia de otros ácaros, que tienen cuatro pares.

7.1. EL VASATES DEL TOMATE.

Es una plaga exclusiva del tomate en la zona de Almería, causada por un ácaro eriófido, Aculops lycopersici, de muy pequeño tamaño, amarillento e inapreciable a simple vista. Existen discrepancias en torno al nombre correcto de esta especie, ya que se encuentran denominaciones tales como Vasates lycopersici, Vasates destructor y Phyllocoptes destructor. Este ácaro proviene de Australia y provoca daños en Petunia, Datura, tomate y otras solanáceas.

7.1.1. Ciclo de vida y morfología.

Los miembros del género Aculops tienen el cuerpo redondeado o abombado. El adulto mide aproximadamente 0,1 mm, tiene color blanco amarillento, y es poco móvil. Difícilmente es posible verlo a simple vista.

A partir de primeros de mayo, y hasta finales de noviembre, las hembras ponen huevos, relativamente grandes, a partir de los cuales salen las larvas. Después del estadío de larva se observan dos estadios ninfales. Las ninfas se parecen bastante a los adultos, estado al cual evolucionan pasado un corto periodo de reposo.

7.1.2. Síntomas y daños.

Los daños se deben a la succión de los fluidos vegetales por parte de los ácaros. Los síntomas que produce se caracterizan por un bronceado o herrumbre en el tallo primero, y hojas después e incluso en frutos, desde la parte basal de la planta en evolución ascendente. Con el desarrollo de la plaga en las plantas se produce una desecación de las hojas.

En tomate la epidermis del fruto se vuelve áspera y de color rojo castaño. En condiciones de temperaturas elevadas y baja humedad los daños son importantes, pues el desarrollo de las colonias es rápido y las hojas deterioradas se desecan rápidamente. La dispersión en los cultivos se realiza por transporte en el material vegetal, herramientas de cultivo, y por el propio hombre en ropa y calzado.

7.1.3. Control.

A) Medidas preventivas y técnicas culturales.

  • En caso de detectar la plaga, tratar de no transportarla de un lugar a otro del invernadero con las operaciones culturales de deshojado, destalle y entutorado, ni en la ropa, calzado y herramientas.
  • Se eliminarán las plantas muy afectadas una vez identificada la plaga.

B) Control químico.

  • Tratar los primeros síntomas procurando llegar a los tallos y hojas bajas de las plantas.
  • Realizar los tratamientos localizados a focos si están bien delimitados.
B) Control biológico.

Entre los productos más efectivos y ecológicos para eliminar las plagas se encuentra el aceite de neem, obtenido del cinamomo o melia, un árbol procedente de la India y plantado como árbol ornamental en muchas avenidas y parques de las ciudades y cuyas bayas resultan tóxicas. El aceite extraído de esta planta contiene muchos flavonoides con propiedades insecticidas. A diferencia de los anteriores apenas actúa por contacto, si no solo por ingestión y no afecta a los mamíferos.

Volver a "Enfermedades y plagas en las orquídeas"

Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

4 comentarios:

TC dijo...

Hola Iván, muy interessante tu blog!

Iván dijo...

TC

Me alegro de que te guste. He visitado el tuyo y está fenomenal.

Un saludo

Anónimo dijo...

Fantastic blog, I had not come across turrusta.blogspot.com earlier in my searches!
Continue the great work!

Adrianna Gosé dijo...

Hola Iván.

Ayer en horas máximo tres algun bicarraco de esos q van por los aires, lo digo así en plan de coña me hizo un par de agujeros en una hoja nueva de una orquídea q esta en plenísima salud.
Pero para colmo al verificar el sustrato...ví en un área de unos dos centímetros lleno de bichos blancos y de huevos de color naranja!!!

Le puese insecticida por todos lados pero los bicharracos blancos de más o menos un mmm saltaban como locos en lugar de morirse..total q cogí la orquidea tiré el sustrato la limpié i sustrato nuevo más aislamiento con otra q estaba a su lado por si un caso.

Voy a ver si puedo ponerte fotos, en orchidboard.com me dicen q si son caracoles o babosas los q han hecho el agujero y las cosas naranjas si son hongos pero no seguro pq no había ni caracoles ni gusanos ni nada...solo esos bichos blancos y sus huevos.

Las orquídeas estan en una veranda..y hoy he visto q la ventana q abro para q se aireen por donde baja la calanizacion hay dos puntos con una especie de huevos rojos,más crecidos q los míos, son arañas creo...total q abriré como hacía hasta ahora la ventana opuesta a las orquídeas.

También había pensado que puede ser a causa del estiercol? le pongo estiercol de caballo...lo compré en un garden pero no se si lo desinfectan antes de venderlo..pq en el oncidium me salieron pulgones como por arte de magia..estaba infestado..y lo único q he cambiado fue la puesta de estiercol a las orquideas q va muy bien pq me salen varas por todos lados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.