Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

viernes, 24 de febrero de 2006

Consejos para el cultivo del Bulbophyllum

Imprimir

El cultivo del Bulbophyllum


Generalidades:

Los botánicos han descrito más de 2.200 especies de Bulbophyllum originarios de todas las regiones tropicales del mundo, en Asia, África y en Australia.

Su nombre viene del griego “bolbos”: bulbo y “phyllon”: hoja, en referencia a las hojas que nacen encima del pseudobulbo.


Click here to see a large version

Morfología de la planta:


A excepción de algunas, son plantas pequeñas, con flores de forma muy diversa, generalmente extrañas, poseen un labelo articulado. Éstas son, según las especies, aisladas o reagrupadas en inflorescencias de talla y forma variada. Son generalmente perfumadas, pero desgraciadamente el olor es a menudo nauseabundo.

Los Bulbophyllum tienen raíces que se desarrollan horizontalmente formando pseudobulbos ovoides a medida que se alargan.



Cada pseudobulbo lleva una o dos hojas coriáceas, raramente más, y puede dar lugar al nacimiento de una vara floral que se forma en su base.

Son plantas que generalmente son litófitas, es decir, que se desarrollan en las rocas, algunas otras lo hacen en la corteza de los árboles.

Entre las más bonitas: B. lobii, B. medusae, B. wendlandianum, B. fascinator, B. longiflorum, B. louis sanders.



Condiciones de cultivo:

Los métodos de cultivo cambian casi de una especie a otra. También hay que saber exactamente de dónde proviene la planta, para estimar sus necesidades en cuanto a temperatura y agua.

Luz



Estas plantas adoran una exposición más o menos luminosa pero sin son directo en verano (20.000 a 35.000 lux).

Algunas excepciones: B. cochleatum, B. ivorense que prefieren una sombra a través de una cortina (3 000 a 10 000 lux).



Temperatura:



Generalmente, se las cultiva en invernadero templado con mínimas invernales de 15 a 16ºC, pero algunas especies prefieren mínimas de 17 a 18ºC (B. imbricatum, B. medusae, B. phalaenopsis)


Riegos:



La mayoría de los Bulbophyllums deben regarse regularmente durante todo el año, salvo aquello que provienen de regiones donde existe una estación seca.

En regla general, se riega 2 veces por semana durante el período de crecimiento y lo menos posible en invierno, de manera que los pseudobulbos no se arruguen.


Abono:

Se le suministra un abono NPK 20.20.20 dos veces al mes de abril a septiembre.


Sustrato y Transplante:

Los Bulbophyllum pueden ser montados en un tronco, en una placa de corcho o en una cesta con poca profundidad.

En los dos primeros casos, es necesario poner la planta con un poco de esfagno. En cesta, es necesario utilizar una mezcla de corteza de pino y de esfagno o fibra de coco. Si se utilizan macetas, se eligen aquellas con poco fondo, una base drenante como trozos de tiesto que rellenan la mayor parte de la maceta y una fina capa delgada de sustrato en la superficie que debe ser muy filtrante. Para ello se utilizan fibras cortas de helecho arborescente o pequeños trozos de raíces de osmunda que se colocan verticalmente y que se comprimen alrededor de las raíces.

Se transplantan solamente cuando la planta desborda de la maceta, preferiblemente después de la floración.

Manipular las raíces con precaución cuando se transplante: son muy frágiles.

Como el rizoma es generalmente muy largo, es difícil de encontrar una maceta lo bastante grande como para contenerla, por lo que se recomienda montarla sobre una placa de helecho arborescente o una placa de cocho.


Humedad

A nivel de humedad, en período de crecimiento y justo hasta el final de verano, debe ser muy alta (al menos 70%).

Durante el invierno, la humedad puede caer hasta el 40%.


Veamos como ejemplo el cultivo del Bulbophyllum medusae

Descripción: La planta es pequeña (máximo 20 cm), sus raíces son finas (entre 2 y 5 mm). Los pseudobulbos son ovoides y separados sobre el rizoma. Miden 6 cm de altura con 4 de diámetro.

Las hojas, persistentes son elípticas, coriáceas y lisas. La dimensión máxima de las hojas es de 15 cms de largura por 5 cm de ancho.

La inflorescencia, erigida, de una largura de alrededor de 20 cm, lleva un máximo de 40 flores. Se implanta en la base del pseudobulbo.

Floración: La flor, con una talla de 7 cm, de color blanco amarillo. Tiene largos y finos sépalos mientras que el labelo y los pétalos son cortos. El conjunto de las flores está dispuesto en mata que parece una medusa.

Cultivo: Se puede cultivar en maceta o montada en corcho. El sustrato que drene bien, es una mezcla de corteza de pino, poliestireno y musgo. Si se monta en corcho, utilizar esfagno.

Intensidad de luz requerida: semi-sombra (10 – 20.000 lux).

Humedad: Elevada durante todo el año.

Riegos: Mantener el sustrato húmedo durante todo el año.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

J'ai appris des choses interessantes grace a vous, et vous m'avez aide a resoudre un probleme, merci.

- Daniel

Iván dijo...

Daniel

Merci a toi pour visiter mon blog.

tomas dijo...

Hola IVAN.
Soy Tomas de Valencia (OVAL)
Tengo un bulvofillum echinolabium desde hace dos años y lo monte en un tronquito de encina.
Este crece adecuadamente y ya tiene trees bulvos nuevos admas de cinco viejos y se ve bien de salud pero no lo ha visto florecer nunca.
Esta en invernadero con luiz tamizada y en verano riego a diario y en veran cada tres o cuatro dias, tiene las raices con algo de musgo y muchas raicecillas nuevas pero nada de flor. abono una vez a la semana 20-20-20 y la cuarta con 10-10-20.
No le gustara el clima de Valencia?????????? Me puedes aconsejar algo??.

Iván dijo...

Hola Tomás...

Por lo que dices le das buenas condiciones de cultivo. Muchas orquídeas necesitan cambios de temperatura entre el día y la noche. En su hábital el Bulb. echinolabium vive entre temperaturas diurnas de 27/28ºC y temperaturas nocturnas de 19/20ºC durante todo el año.
Quizás algo importante que necesita este bulbophyllum es una fuerte ventilación.
Un saludo

Anónimo dijo...

Hola,

Me llamo Adrianna.

Compré por internet en Alemania un bulbophillum jacobsonii que me llego el pobre lleno de caracoles y con dos hojitas minusculas.

Lo monté en un tronco y hice higiene general.

De esto hace ya un año y ha crecido y ahora tiene 6 hojas preciosas pero no florece.

Supongo que era de muy corta edad, Sabrías decirme cuándo empiezan a florecer??

Iván dijo...

Hola Adrianna...

El Bulbophyllum jacobsonii te puede florecer en cualquier época del año. Necesita temperaturas de 26-28ºc durante el día, y de unos 16-17ºC durante la noche. Una humedad alta (en torno al 80%) y riegos frecuentes.... aunque más copiosos entre abril y octubre....

Quizás sea aún pequeña y por eso no te florece...

Un saludo

Adrianna dijo...

Hola Iván,

Ahora estaba repasando el bulbophylum jacobsoni q no quiere florecer,bueno el pobre soy yo q no lo hago bien, pero tiene los bulbos arrugados...cosa q creo q no debe ser.pero sigue sacando hoja.

Lo q no hacia bien es q estaba a temperatura constante de 24 grados.

A ver q tal me va ahora q lo haré todo bien.

Adrianna dijo...

Hola Iván,

Ahora estaba repasando el bulbophylum jacobsoni q no quiere florecer,bueno el pobre soy yo q no lo hago bien, pero tiene los bulbos arrugados...cosa q creo q no debe ser.pero sigue sacando hoja.

Lo q no hacia bien es q estaba a temperatura constante de 24 grados.

A ver q tal me va ahora q lo haré todo bien.

Adrianna dijo...

Hola Ivan;

Si q era peque la planta tenia pocas hojas dos y ahora tiene seis y esta saliendo otra.

Ahora hace un ano q la tengo a ver si florece este proximo.

Muchisimas Gracias

Adrianna dijo...

Hola Ivan;

Si q era peque la planta tenia pocas hojas dos y ahora tiene seis y esta saliendo otra.

Ahora hace un ano q la tengo a ver si florece este proximo.

Muchisimas Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.