Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

viernes, 15 de mayo de 2009

Leptotes bicolor

Imprimir

La orquídea Leptotes bicolor es un miembro de la alianza de las Cattleyas y está estrechamente relacionado con la Sophronitis. Son epífitas. Se encuentra en Brasil y Paraguay y necesita un cultivo entre templado y cálido. Tiene unas hojas de forma cilíndrica y las flores son grandes en comparación con el tamaño de la planta. Muchas veces se lleva a confusión comparándola con una Brassavola nodosa pequeña.

El género Leptotes tiene cinco o seis especies. Todos con hojas cilíndricas, y son muy fáciles de cultivarlas si se les da las mínimas condiciones. Necesitan luz brillante, como las Cattleyas y algunos Dendrobiums.

Esta orquídea me cautivó nada más verla en el stand de Nardotto e Capello en la Exposición de Orquídeas de 2007 en Bordeaux. No estaba en flor, pero sus hojas cayendo del soporte en el que estaba montada, me pareció preciosa.

Nada más llegar a casa, lo puse junto a las demás en mi buhardilla-orquideario. Empezaba a hacer frío y no era cuestión de dejarla en el exterior. Como estaba montada en corcho y con casi nada de musgo, los riegos eran diarios. Además, a los pocos meses empezaron a formar botones florales (su época de floración suele ser a finales de invierno, principios de primavera), por lo que seguí con los riegos y con el abono.

Después de haber perdido la floración y a finales de abril, cuando las temperaturas nocturnas no bajaban ya de los 10ºC, la saqué al exterior, en un emplazamiento donde estaba expuesta a las inclemencias del tiempo, lluvia, viento, aunque no recibía los rayos de sol directos, solamente a la mañana. Tenía bastante luz, pero sin sol directo. En los días de mucho sol, lo regaba a manguerazo limpio, junto a las demás orquídeas, si llovía, dejaba que el agua de lluvia los regara. Cuando están al exterior, y como con la manguera no les doy ningún abono, cada 15 días, con un aspersor, aplico a todas las orquídeas un poquito de abono.

A finales de Septiembre, cuando las temperaturas nocturnas empezaban a bajar considerablemente, la metí de nuevo a la buhardilla, y allí seguí con mis cuidados, de riego, con agua y abono diarios. En los meses más fríos de invierno, le di un poquito de semi-reposo (regar cada dos o tres días). A principios de marzo, empecé a retomar los riegos diarios y al poco tiempo, empezaron a formarse los botones florales, y después de casi dos meses, me regaló con estas hermosas cuatro flores.

Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

2 comentarios:

buedamau dijo...

ivan, essa orquidea é fantástica, mas nunca vi à venda. tenho que estar mais atento. parabéns pelo teu blog, é espectacular!

Iván dijo...

Hola Buedamau

Me alegra saber de que te gusta mi orquídea y mi blog... El tuyo también está excelente. El leptotes bicolor lo puedes encontrar por internet.

Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.