Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

lunes, 18 de mayo de 2009

Phalaenopsis cornu-cervi alba

Imprimir

Aunque es un poco pobre esta floración de mi Phalaenopsis cornu-cervi alba (solamente dos flores), no deja de ser bella.

A pesar de tener todo listo para ir a la exposicón de orquídeas de Madrid 2008, al final no pude asistir por problemas de salud, pero gracias a mi amiga Estela, que sí fue, poseo esta orquídea conmigo. Cuando llegó a mis manos, estaba en maceta y conservaba una vara de una antigua floración. Como me gustan más las orquídeas montadas en corcho, es lo primero que hice, desprederla de su sustrato y colocarla en el corcho con musgo de esfagno.

Esta orquídeas es una forma alba de la Phalaenopsis cornu-cervi. Se encuentra generalmente en Tailandia, Birmania, Malasia e Indonesia. Es una especie bastante fácil de cultivar y además florece varias veces al año. Necesita una luz entre 1200 y 1500 FC. Crece bien con la luz de sol directo por las mañanas.

Ninguna planta de Phalaenopsis cornu-cervi llega viva a Europa antes de 1864, cuando Parish envió plantas a los establecimientos Low y Co, Inglaterra. Esta curiosa orquídea, se encuentra en abundancia sobre los arbustos esmirriados cerca de la desembocadura del río Irrawady (Myanmar). Muy expuestas al sol, las plantas pierden su follaje durante la temporada seca mientras que las raíces siguen siendo abastecidas por el rocío. Las plantas situadas a la sombra no tienen período de descanso. Pueden florecer durante este período y nunca pierden su follaje. En 1870, los bambúes situados en la selva al norte de la carretera de Pegu a Shoagheen (Myanmar) florecieron. Después de eso, las plantas de bambú murieron y se pudo penetrar esa selva hasta entonces inviolable. Los pocos árboles que había en medio de los bambús (algunos mangos), estaban cubiertos con Phalaenopsis cornu-cervi desarrollándose en las partes más sombreadas. Son las únicas orquídeas que se encontraron en ese bosque, y probablemente las únicas que podian crecer con tan poca luz. Berkeley, anotó a continuación, que los más bonitos ejemplares, con las flores mejor formadas, eran las que estaban en zonas de sombra.

La Phalaenopsis cornu-cervi alba prefiere entornos entre templados y cálidos, con temperaturas nocturnas sobre los 15ºC de media, mientras que las temperaturas diurnas entre los 21 y 27ºC. La humedad debe ser superior al 50%. Es mejor utilizar agua de lluvia, destilada o de ósmosis. Se puede utilizar también agua del grifo, pero dejándola reposar en algún recipiente por lo menos durante 24 horas (es lo que suelo hacer yo). No hay que regar demasiado, pero no hay que dejar que el sustrato se seque entre riegos. Yo como lo tengo montado en corcho, lo riego todos los días. Generalmente para el atardecer/anochecer el medio suele estar seco. Lo que no se puede hacer, es dejar la maceta sobre un plato con agua, en concreto, el sustrato con el agua. En cuanto al abono, suelo utilizar distintos fertilizantes, y generalmente la riego todos los días, con dosis muy bajas de abono, siempre con unas gotitas de superthrive.

La Phalaenopsis cornu-cervi alba produce una media de 2 ó 3 flores por vara. Las flores son de un color amarillo brillante con una textura cerosa. Cuando la flor cae, no es necesario cortar la vara, pues generalmente cada vara tiene la habilidad de florecer varias veces hasta que al final se seca, entonces se puede cortar.

La Phalaenopsis cornu-cervi alba prefiere estar en maceta de plástico o de barro con esfagno. Recuerda que antes de utilizar el esfagno, debes mojarlo bien y luego escurrir el agua... Si se utiliza el esfago demasiado húmedo, se corre el riesgo de ahogar las raíces. También se puede montar en corcho (como yo lo tengo)
Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

5 comentarios:

Estrella dijo...

Hola Me encanto tu blog, tambien me gustan mucho las orquideas, quisiera hacerte una pregunta, y es que aqui en donde vivo no hay quien me de mucha informacion sobre orquideas, tengo una phalaenopsis de Costa Rica, la tengo desde hace 2 años pero no ha crecido mucho, la compre in vitro y solo ha crecido algunos centímetros, he leido que tardan en crecer pero kisiera saber si esto es normal, muchas gracias por tu atencion, muchos saludos!!

Iván dijo...

Hola Estrella

Desde que salen de la botella hasta que florecen suelen pasar entre tres o cuatro años. No sé de qué zona eres, pero generalmente las phalaenopsis tienen su período de crecimiento. Aquí en España, si bien en invierno entran en un período como de reposo, en primavera empiezan a dar síntomas de crecimiento, donde se les ve crecer nuevas raíces y nuevas hojas.
Espero haberte podido ayudar en algo, si no, no dudes en escribirme

Un saludo

Angélica dijo...

Hola Iván, me ha encantado la información sobre la Phalaenopsis Cornu cervi Alba. Me ha servido de ayuda porqué yo tengo una y la estaba dejando demasiado tiempo sin agua por lo que he leído en tu Blog no hay que dejar secarla...
Gracias,
Saludos
Angélica

Angélica dijo...

Por cierto se me olvidó..Donde puedo comprar el superthrive aquí en Valencia? sabes de algún sitio?
Saludos

Iván dijo...

Hola Angélica...

No conozco ninguna tienda en España donde lo puedas encontrar. Lo que sí sé, es que lo puedes pedir a través de ebay: http://www.ebay.es/sch/i.html?LH_PrefLoc=2&_trkparms=65%253A12%257C66%253A2%257C39%253A1%257C72%253A1229&rt=nc&_nkw=superthrive&_trksid=p3286.c0.m14&_sop=15&_sc=1

Un saludo

Ián

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.