Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Dendrobium cuthbertsonii

Imprimir

Hay tantas maravillosas especies de orquídeas en Papúa Nueva Guinea, que es casi imposible decir cual es la más impresionante. Una de ellas, para observarlas en su hábitat natural es ver el Dendrobium cuthbertsonii en Tari Gap, aproximadamente a 2.300 metros sobre el nivel del mar, en la provincia de Southern Highlands.

El Dendrobium cuthbertsonii está ampliamente distribuido por la isla de Nueva Guinea, desde la parte noroeste de Irian Jaya a lo largo de la cordillera central hasta el sureste de Papúa Nueva Guinea, en las montañas de la provincia de Milne Bay. Esta especie también se ha encontrado en la isla de Goodenough y en el sureste de las montañas de Nueva Irlanda.

Parece ser que esta especie prefiere un entorno con lluvias frecuentes, aunque no por eso tiene que ser de lluvias diarias. En las laderas de las montañas que conducen a Tari Gap, la temperatura diurna puede subir en torno a los 25ºC. Por la noche, la temperatura puede descender hasta los 5ºC. Tienen un movimiento de aire constante, incluso en zonas más altas, hay vientos fuertes que prevalecen durante todo el día. La humedad es bastante baja. A los lados de la carretera que va de Ambua Lodge a Tari Gap, se puede observar claramente el hábito terrestre de esta orquídea. Crece abundantemente a pleno sol, en sitios donde no suele haber otra vegetación que esta especie y donde entierra sus raíces hasta 8 cms. en un suelo arcilloso. La vista suele ser espectacular donde contrasta el color brillante rojo "eléctrico" de las flores con la crudeza monótona del entorno. Si uno se aventura entrar en zonas fuera de la carretera, uno se puede encontrar Dendrobium cuthbertsonii por todos los lados, a menudo como la única vegetación sobre el terreno. En algunos lugares es casi imposible no pisarlos por que el número de ellos es impresionante.

La característica más importante del Dendrobium cuthbertsonii, a parte de que tiene flores pendulantes, es que sus hojas y ovarios, tienes una forma rugosa. No se sabe a ciencia cierta, por qué tienen esa forma, pero se supone que sirve para atrapar el agua. No hay ninguna orquídea conocida con estas mismas características. Las flores tienen una caracterísitica inusual: por la extrema laxitud del pedúnculo, el peso de la flor hace que caiga sobre las hojas.

Volviendo a España, y a mi casa concretamente, las condiciones de cultivo que le doy son éstas. La mayor parte del año, la tengo en el exterior, solamente metiéndola cuando hay riesgos de heladas. La tengo colocada en el alfeizar de la ventana, en la zona norte de casa (siempre más fresca que la zona sur) con riegos y abonos diarios, y donde solamente recibe los rayos de sol directos a última hora de la tarde. En pleno invierno, y cuando después de unos cuántos días en que la temperatura exterior diurna no subía de los 5ºC, estuvo dentro todo ese tiempo, prácticamente con las mismas condicones de cultivo en cuanto a riegos y abonos.

Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

2 comentarios:

mari dijo...

Preciosa planta y muchas gracias por las explicaciones .
Todo resulta sencillo y las fotos prcidosas.felicitaciones.
Cultivo ascleps , pero ultimamente he tenido obsequio de orquideas y me estoy interesando en ellas...dònde las pondrè es otro tema!!
Cariños
mari

Iván dijo...

Hola Mari....

Gracias por tu comentario...

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.