Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

miércoles, 15 de abril de 2009

Phalaenopsis lobbii

Imprimir

Esta vez os presento la floración espectacular de esa Phalaenopsis lobbii. La tengo en mi poder, desde Octubre de 2007 desde que la vi en la Exposición de orquídeas de Bordeaux 2007, en el stand de Nardotto e Capello, y me quedé con la boca abierta de lo bonita que era, y eso que no tenía ninguna flor, pero así y todo era preciosa en sí. Estaba montada en corcho con unas raíces enormes. Al mes de estar en casa, empezó a echar dos varas, aunque una de ellas se secó, pero así y todo pude disfrutar de su preciosa floración

Es una orquídea nativa de la región oriental del Himalaya, NE de India, de Bután, de Sikkim, de Myanmar y de Vietnam. De lugares donde la humedad es muy alta y de lluvias frecuentes, aunque entre Noviembre y Enero, éstas se reducen bastante. Esta es la época, en la que las phalaenopsis lobbii, en su hábitat natural, pierden las hojas totalmente, y vuelven a reaparecer con el comienzo de las lluvias. En cuanto a la luz, es de las orquídeas phalaenopsis que más luz requieren, entre 1200 – 1500 FC (12912 – 16140 lux). Mira el gráfico aquí de las necesidades lumínicas de algunas phalaenopsis botánicas.

Al ser de temperaturas más elevadas que las phalaenopsis híbridas, nunca la he sacado al exterior, siempre se ha quedado en la buhardilla. Está ubicada en el muro donde tengo alojadas las phalaenopsis botánicas. Está emplazada en la parte superior del muro, allí donde recibe más luz que las demás. En invierno recibe el sol de invierno de lleno, al contrario que en verano, que no recibe rayos de sol directo, pero sí mucha claridad.

No es normal que una Phalaenopsis lobbii, tenga muchas hojas, pues mientras van creciendo las hojas nuevas, las viejas van cayendo. Como he comentado antes, en su hábitat natural, las Phalaenopsis lobbii, pierden todas sus hojas en invierno, cuando las precipitaciones de lluvia cesan casi por completo (entre los meses de noviembre y enero). En el cultivo en interior, hay que controlar los riegos de tal forma de que mantenga dos hojas durante el invierno, con pocos riegos y abonos mínimos. En el momento en que empiezan a crecer hojas nuevas y las raíces tienen síntomas de crecimiento, hay que retomar los riegos diarios junto con el abono.

Generalmente la Phalaenopsis lobbii florece en primavera. En mi caso, fue a mediados de invierno cuando empezó a formar varas. Digo varas, pues este año, la phalaenopsis me sorprendió con cinco varas. Cinco varas que poco a poco, fueron creciendo y formando capullos y de ellos salió esta maravillosa floración. En total son 14 flores, que entre todas ellas forman un racimo. La verdad que es muy espectacular comparándola con la del año pasado.

Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

!Madre mía¡...parece un ramo de novi@s.Impresionante.

Verónica.

Anónimo dijo...

Hola Ivan, enhorabuena por tu blog! te he conocido por la web de infojardin.... las fotos son impresionantes, claro que tus flores tambien lo son!!!

Iván dijo...

No sé quién eres, pero gracias por tu comentario y por tu visita a mi blog...

Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.