Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

viernes, 10 de abril de 2009

Otaara Hwa Yuan Bay 'Sunset Red'

Imprimir

Esta vez os traigo la floración de esta Otaara Hwa Yuan Bay 'Sunset Red'. Una otaara es el resultado de un cruce entre una brassavola, una broughtonia, una cattleya y una laelia.

Aprovechando que mi marido viajaba en Agosto de 2007 a Tübingen (Alemania) por motivos de trabajo y yo estaba de vacaciones, decidí irme con él. Como él debía trabajar, yo me alquilé un coche con el que viajaba por los alrededores del pueblo en el que estábamos. Generalmente lo utilizaba para visitar diversos centros de jardinería o viveros de orquídeas.

Uno de los días, madrugué e hice 200 kms. para ir hasta un pueblo donde se encuentra Currlin Orchideen. Me habían hablado muy bien de este proveedor de orquídeas. Cuando llegué, quedé maravillado: siete enormes invernaderos, repletos de orquídeas, cada uno más hermoso que el anterior. Incluso había uno más pequeño, que parecía una selva: orquídeas en las paredes, en el techo (en algunos sitios debía pasar agachándome), con un calor y humedad horroroso (para mí, claro está, no para las orquídeas, jejejeje) y cayéndome gotas de agua sobre mi cuerpo, parece ser que habrían puesto el riego, minutos antes de entrar yo. Pensad lo atontado que me quedé con tanta maravilla, que incluso se me olvidó hacer fotos... Después de recuperarme del schock, empecé a hacer mis compras. Al final cayeron 9 orquídeas y entre ellas, estaba esta otaara. Luego vinieron otros 200 km. de vuelta.

Tal como me ocurre con todas las cattleyas y orquídeas correspondientes a su familia, la otaara es una de ellas, en maceta me van muy mal. No debo controlar muy bien los riegos, y las raíces se me van muriendo, y poco a poco la planta va debilitando, así que siempre opto por montarlas en corcho, que es como mejor me van. La operación es muy sencilla, elijo un trozo de plancha de corcho y le pongo una gancho con un alambre, luego, coloco la orquídea sobre el corcho, le pongo un poco de musgo de esfagno sobre las raíces y sobre ésta, musgo de bosque vivo. Luego ato muy fuertemente con pita elástica y ya está. Es un método, con el que yo, tengo unos resultados buenísimos.

En cuanto a las condiciones de cultivo que le doy. La familia de las cattleyas son orquídeas que requieren mucha luz. En mis latitudes, y en verano, como el sol no calienta mucho, yo opto por colocarlas a pleno sol y en el exterior. Suelen aguantar bastante bien los rayos directos del sol (aunque también tengo que decir, que alguna que otra quemadura en la hoja han tenido). La coloco en la parte sur de la casa, colgada de la pared, donde recibe sol directo desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde. El riego suele ser diario, por la mañana y con una manguera hasta empapar bien el sustrato. Generlamente con los días que hace, el musgo se seca ya para el mediodía/atardecer. Cada 15 días, aplico con un pulverizador un poquito de abono (generalemente, abono de floración, es decir, rico en fósforo, en mi caso 10-30-20) con unas gotas de superthrive.

Cuando llega el invierno, o mejor dicho, cuando las temperaturas nocturnas empiezan a bajar de los 5/7ºC, la meto al interior, a mi buhardilla-orquideario, y allí intento buscarles el lugar más luminoso de la estancia. En esta buhardilla, la temperatura gira en torno a los 15/19ºC, con una humedad relativa en torno al 60%. Los riegos los diminuyo, regándolos una vez cada dos días o incluso una vez cada tres días, según las condiciones meteorológicas que hay en el exterior (influyen en las condiciones de cultivo del interior). Aquí lo mantengo hasta que a finales de primavera, vuelvo a sacarla al exterior.

Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.