Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Stanhopea [Stan.] wardii


La verdad que estaba un poco impaciente por ver la floración de esta orquídea. Llevaba ya cuatro años conmigo, y hasta hoy, nunca me había florecido. Espero que a partir de ahora, me florezca todos los años venideros.


Ubicación / Hábitat: La Stanhopea wardii es originaria de la zona sur de América Central y de la zona norte de América del Sur. El pensamiento actual es que esta orquídea sólo se encuentra al sur de Honduras, incluyendo también Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Venezuela y Colombia. 
La recolección, por primera vez, de la Stanhopea wardii, fue cerca de Caracas (Venezuela) y desde entonces ha sido encontrado en varios lugares de la región. Dunsterville y Garay (1959) informó que esta especie se encontraba cerca de Caracas en la presa Mariposa. Foldats (1970) informó que encontró plantas en el Parque Nacional en el Distrito de Aragua a elevaciones que iban de los 800 hasta los 1800 msnm. 
En Colombia, la Stanhopea wardii crece en el norte del país, al norte del Departamento de Antioquia y del Departamento de Chocó, a elevaciones que van desde los 1800 hasta los 2500 msnm.
En Costa Rica, La Stanhopea wardii es originaria de la Meseta Central de Costa Rica, del sureste y este de Cartago y de las zonas adyacentes al área de Reventazón a una elevaciones alrededor de los 1350 msnm. Crece en árboles viejos cubiertos de musgo y de plantas bromeliáceas, especialmente de tillandsias.  
En Panamá, la Stanhopea wardii es común en todo el altiplano intermedio en la vertiente del Pacífico de la Provincia de Coclé y de la Provincia de Chiriquí en elevaciones que van desde los 550 hasta los 1220 msnm.
Las plantas recolectadas en El Salvador cerca de Boquerón y del Cerro Grande de Apaneca a 1500 msnm. fueron originalmente nombradas como Stanpoea wardii por Hamer (1964), pero que él mismo indicaría más tarde, en 1970, que en realidad eran Stanhopea graveolens. 
En Guatemala, Ames y Correll  informaron que recolectaron plantas de Stanhopea wardii en Zacapa, ne la Sierra de las Minas, en el entre Río Hondo y la cumbre de la montaña en la finca Alejandría, donde las orquídeas crecían en los árboles y las rocas de los bosques húmedos a elevaciones de hasta 2700 msnm. 
La Stanhopea wardii crece en sitios muy luminosos, pero nunca expuesta a los rayos directos de sol. Siempre en zonas donde hay una muy buena aireación. La temperatura diurna suele estar entre los 24ºC y los 28ºC y la nocturna entre 13 ºC y 16ºC. La humedad suele ser alta durante todo el año, en torno al 85-90%, excepto 2 o 3 meses a finales de invierno y principios de primavera, que baja al 65-70% (coincidiendo con la estación seca). Las lluvias son intensas desde finales de primavera hasta bien entrado el otoño, donde gradualmente van disminuyendo hasta encontrarnos con la estación seca, entre 2 y 3 meses, a finales de invierno y principios de primavera. El único agua que recibe la Stanhopea wardii durante varias semanas, es el agua del rocío.


Por lo tanto, si queremos cultivar una Stanhopea wardii en casa, lo primero de todo necesitaremos plantarla en algún recipiente que tenga muchos y grandes orificios (la vara floral crece hacia abajo), como cestas de madera, cestas metálicas, también sirve montada en algún soporte (corcho, xaxim, troncos, etc..). Buscaremos un espacio luminoso y sin sol directo (por lo menos las horas centrales del día). Siempre un espacio con muy buena aireación (cultivo en exterior, en interior con las ventanas abiertas, con ayuda de un ventilador, etc...). Necesitaremos una humedad muy alta, casi un 90%, que podremos ayudarnos con ayuda de recipientes repartidos por el suelo, alguna fuente al lado, humidificadores, nebulizadores, etc... Buscaremos una zona donde la temperatura no exceda de los 30ºC (entre 24ºC y 28ºC lo ideal), y que no baje de 13ºC durante las noches. En cuanto a los riegos, la regaremos abundantemente desde finales de primavera hasta bien entrado el otoño, más o menos, desde que crecen los nuevos brotes, maduran y florezcan. Para regarla, empaparemos bien el sustrato, pero éste tiene que ser un sustrato aireado, nunca encharcado. A partir de invierno, basta con regarla ligeramente y de vez en cuando, pero el sustrato nunca debe estar seco durante mucho tiempo. Según Hawkes, dice que para preparar la Stanhopea wardii para el siguiente año y que ésta se desarrolle bien, necesita un mes (en invierno) sin nada de riegos, simplemente con alguna ocasional vaporización de agua.

Esta Stanhopea wardii está conmigo desde octubre de 2007, que se la compré a través de ebay a un vendedor costarricense llamado Orquídeas del Bosque, aunque hoy en día no sé si existe la tienda. Llegó por correo, una planta pequeña, con solo dos hojas, aunque el vendedor me dijo que era adulta. Al principio la monté en corcho, pero luego opté por montarla en una cesta de madera. Para preparar el sustrato, lo hice con 50% de corteza de pino, 25% hojarasca de haya (no la que está en la superficie del suelo, si no la que está en contacto con la tierra y está en proceso de descomposición) y otro 25% de musgo. Luego la colgué en el techo de la buhardilla, junto a mis demás stanhopeas.


Mis condiciones de cultivo (en mi buhardilla):

  • Luz. La tengo colgada del techo de la buhardilla, donde tiene mucha luz, pero no tiene sol directo. Los pocos rayos directos que le pueden llegar, están difuminados por la cortina de la ventana. En invierno suelo quitar la cortina, así que sí recibe algunos rayos directos de sol. 
  • Temperatura. En verano, entre mínimas de 18ºC y máximas de 25ºC, con algunos picos de 30ºC los días más calurosos, pero que son escasos en mi tierra. La temperatura en invierno, entre 15ºC y 20ºC. 
  • Humedad. Tengo suerte de vivir en la zona norte de España, cerca del mar, por lo que suelo tener una humedad medianamente alta a lo largo de todo el año. Dentro de la buhardilla tengo una media de 60% de humedad, aunque algunas veces baja a 50% o menos (cuando tenemos viento sur) y otras sube a 70% (cuando sopla aire del mar)
  • Ventilación: Siempre que el tiempo me lo permita, abro las ventanas para que haya una buena ventilación. El calor junto con una poca ventilación, es muy probable que aparezcan hongos en las orquídeas. Es por eso, que siempre que se pueda, intento darles una buena ventilación. Los días de mucho frío (en invierno) o fuertes lluvias, utilizo un ventilador (generalmente cuando la riego,  durante un tiempo determinado)
    • Riegos. En verano la riego por inmersión. Meto la cesta de la stanhopea en un cubo con agua y lo mantengo allí 20 minutos. Después la cuelgo, y dejo que escurra todo el agua y la vuelvo a poner en su sitio. Una vez que el sustrato se seca, vuelvo a repetir la operación. Cuando el nuevo pseudobulbo haya madurado y florecido (aproximadamente en octubre), empiezo a espaciar los riegos, hasta que en enero o en febrero, le doy un mes de reposo total, sin nada de riegos, a excepción de pequeñas pulverizaciones con agua y muy ocasionalmente. Después de este mes, empiezo a regarla pero muy espaciadamente, como cada 10/15 días. En primavera, con la formación de los nuevos brotes, retomo los riegos normales. Siempre miro un poco, en qué condiciones está el día, influye mucho si hace mucho o poco calor; si hay alta o baja humedad; si está soleado o no...




    Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

    No hay comentarios:

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


    YoWindow.com Forecast by yr.no

    En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

    Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

    En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

    Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.