Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Exposición de orquídeas de Bordeaux (Francia). Septiembre de 2011

Este es el grupo de amigos que nos juntamos para visitar la expo:
De izquierda a derecha: Nerea, Antonio, Conchita, Josune, Mariví, Virginia, Jon, Yone, Jose, Juanjo, Paulo, Rakel
De cuclillas: Yo (Iván)
Faltaban, Bego, Estela y Maite (que seguían dentro del recinto de la expo)

Cómo no, este año también nos apuntamos para ir hasta Burdeos para visitar la expo de orquídeas que se celebra anualmente en el Jardín Botánico de dicha ciudad. No nos importa los 300 km. que nos separan entre Burdeos y mi pueblo, pero por ver exposiciones de orquídeas se hace eso y más.

Jardín Botánico de Bordeaux
El año pasado no se apuntó nadie, y fui yo solo, pero después de que mis amigos vieran las fotos y las compras que había realizado, me dijeron que les daba pena el no haberme acompañado. Así que este año empecé a preguntar a casi todos mis amigos amantes de las orquídeas por si querían ir, y nos apuntamos 17, por lo que intentamos alquilar un autobús para ir todos juntos, pero por vicisitudes que no vienen a cuento, al final decidimos ir en coche.

Fue una odisea organizar coches, horarios, lugares para quedar y de de donde salir juntos, pero al final, con un poquito de organización se pudo hacerlo. Excepto uno de los coches que querían salir un poquito más tarde y llegar por ello más tarde a la exposición, todos los demás querían estar para las 10:00 am, en el jardín botánico de Burdeos, hora de apertura de la exposición. Por lo que decidimos que el coche que venía de Bilbao (con tres personas), y el coche que venía de Durango (con otras tres personas) se juntaban conmigo (en mi coche íbamos otras tres personas) en el área de servicio de Itziar a las 7:00 de la mañana. Más tarde, sobre las 7:35 nos juntábamos con otro coche en otra gasolinera un poco antes de llegar a la frontera. Así que sobre las 7:45 horas, nos pusimos, los cuatro coches en fila, dirección la frontera de Francia y dirección Bordeaux. Nos esperaban 2 horas y media de coche....

Lycaste Albanensis

El trayecto es muy monótono, pues a partir de Bayonne, las carreteras son rectas, kilométricas, con pocas curvas. Tuvimos la mala suerte, que las tres horas de conducción no dejó de llover en ningún momento, y entre la lluvia, el agua que levantaban los coches de adelante, la poca visibilidad que había en algunos tramos, pues no pudimos ir a la velocidad que nos hubiera gustado ir. Así y todo, solamente fue una demora de unos 20 minutos.
Dendrochilum
Llegamos a Burdeos, y ya de camino hacia el Jardín botánico, dos de los coches se perdieron en la ciudad (un autobús se interpuso entre mi coche y el de atrás y los otros dos no pudieron hacer el desvío que hicimos nosotros). Así y todo, uno de ellos tenía GPS y enseguida encontraron el camino, el otro coche tuvo que ir preguntando para poder llegar...

Habenaria medusae

La cuestión es que para las 10:30 ya estábamos ante la puerta del jardín botánico, con unas ganas tremendas de entrar. La entrada costaba 2€, la verdad un precio simbólico, pues antes de entrar a la exposición/venta de orquídeas, te hacen pasar a través del jardín botánico interior, a través de un caminito que va serpenteando y donde en puntos estratégicos van colocando
Phalaenopsis celebensis
orquídeas. La verdad que tienen un gusto exquisito a la hora de colocarlas. Es un jardín relativamente nuevo, inaugurado en el 2007, que también vinimos otra cuadrilla para la 1ª exposición que se realizó allí, que coincidió con la inauguración. La verdad, que merece la pena disfrutar de ella. Tampoco es que paramos mucho, pues aunque había cosas bonitas, había una fuerza extraña que nos atraía hacia el interior de las salas donde estaban las ventas de orquídeas, jejejeje...

Phal. cornu-cervi var. chattaladae y Phal. bellina
 La verdad que el ir prontito tiene sus ventajas. No hay mucha gente, puedes ver la exposición tal como la han montado, puedes ver cosas raras y preciosas (que generalmente son las primeras cosas que desaparecen), y luego no hace tanto calor como puede ser a la tarde. Pues bien, a mí primero me gusta ver todos los puestos, ver las orquídeas, ver qué precios tienen, compararlas, ver en qué
Phalaenopsis amboinensis 'Nicole'
condiciones están, y después de verlo todo, ya empiezo con las compras. La verdad que muchos de mis compañeros ya empezaron a comprar pensando que mejor adquirirlas en ese momento antes de que venga alguien por detrás y se lo lleve, que tampoco es mala idea, que como he dicho antes, las orquídeas raras, o espectaculares son las primeras que desaparecen.



Después de mi visita a todos los stands, eran 6 en total: Röllke Orchideen (Alemania), Orkinanbalu (Francia), NT Orchids (Malasia), Lison Orchidées (Francia), Albert Falcinelli (Francia) y Mundiflora
Juanjo haciendo fotos
(Ecuador), decidí ya empezar con las compras. La primera que se me fue al ojo, fue a un Epidendrum porpax. ¡Wow! una maravilla de planta. Una orquídea entre 10 y 12 años, que con el paso del tiempo había cubierto el corcho en el que está montado, por todos los lados, por delante y por detrás. La verdad, que incluso sin flor, la planta luce muchísimo. Lo único que echaba un poco para atrás, era el precio, pero gracias a uno de mis compañeros de viaje, pude adquirirla. !Mil gracias! Esta orquídea se la compré a Lison Orchidées, y también le compré una Haraella odorata y un Oncidium cheirophorum, que por una triple compra me hizo una sustancial rebaja. El puesto de Orkinanbalu me pareció que tenía los precios muy altos. A mí me gustó una Vanda tricornis en flor, que pedían 35€, pero que la planta en general no tenía muy buen aspecto. Tenían un híbrido de angraecum, gigante, enorme, precioso, pero cuando le pedí el precio, un poco más y me caigo para atrás... ¡160,00 euros! Sé de compañeras que les gustaban orquídeas en su puesto y que justamente no les compraron nada por el precio en que las vendían: por una brassolaeliocattleya le pedían a Yone 44,00€, y a Nerea por un Oncidium Sharry Baby, 28,00€. Ellos se lo pierden por no rebajarlos.

Brassavola digbyana

Mi siguiente visita fue el stand de NT Orchids (Malasia). Tenían una gran variedad de phalaenopsis especie variación alba, pero con unos precios sumamente prohibitivos (por lo menos para mí). Me acuerdo que por una hermosa Phalaenopsis bellina var. alba, pedían 70,00€, aunque para cuando volvimos a la tarde de nuevo, lo habían rebajado ya a 50,00€ (yo creo que se dieron cuenta que se pasaron un poco con los precios). Seguro que para el domingo pedirían cuatro perras, pues a éstos no les gusta volver con las orquídeas de nuevo a su país. Todas las orquídeas que tenían, estaban a raíz desnuda. Rebuscando en su puesto, pude encontrar una Chiloschista lunifera (en realidad 3, de las cuales elegí la más hermosa de todas), con muy buena pinta y el precio me pareció razonable para lo saludable que estaba. Además tengo en casa una Chiloschista
Catasetum saccatum
viridiflava que se me da de fábula y todos los años me florece con un mínimo de cuatro varas. Después, de una lista que me pasó mi amiga Marijose de Alicante, vi que tenían el Bulbophyllum medusae, por lo que también se lo compré. Ayudé también a una compañera de viaje, a Nerea, a elegir una Phalaenopsis bellina, y mientras estaba con mis negociaciones con el vendedor oigo por los altavoces de la sala, que a Conchita Sarnago, otra de mis compañeras de viaje, le había tocado la tómbola (todos los años junto con la entrada, te dan una especie de rifa donde pones tu nombre y lo echas a una urna). Le dieron a elegir entre dos plantas especis o si no, cualquier híbrido que quisiera. Me hizo llamar, por que me dijo que me regalaba, y en el puesto de Mundiflora me dieron a elegir entre una orquídea especie y un helecho especie que me gustó. Me quedé con el helecho, que se llama Elaphoglossum crinitum (otro
Phragmipedium besseae
regalito más para mí, gracias Conchita). Volviendo otra vez al puesto de NT Orchids, me llamó la atención una planta que estaba dentro de una bolsa de plástico, y que simplemente se veían unas hojas grandes, de un verde brillante y pensé que sería una Phalaenopsis gigantea. Le pregunté que qué era aquello y me dijo que era un Bulbophyllum beccarii. ¡Wow! Cuando me dijo eso, me tuve que contener para que no se me notara mi nerviosismo, pues es una orquídea que siempre la he querido, pero que nunca la he podido adquirir por los precios tan desorbitados que suele tener en las tiendas online o en ebay (por lo menos para mi economía). Ahora tocaba preguntar por el precio, pero con calma, que no se me notara que estaba loco por ella. Me dijo que valía 60€.. Puff, mi gozo en un pozo!!! Nada, le di las gracias y lo puse en la bolsa de nuevo. Pero empezó a decirme que él no era el jefe y que lo hablaría con él cuando viniera, y que me podrían hacer alguna rebaja (por que les había comprado algunas orquídeas). Así que le di las gracias de nuevo y me fui, pensando que ya no se acordarían de mí.

Mi siguiente visita fue el puesto de Mundiflora. El año pasado conocí al que es representante de Mundiflora en Francia, llamado Jacques Fernández, de padre español y madre francesa, que vive en Francia. Me ayudó mucho, e hice buenas migas con él. Además se agradece de que alguien te hable en tu propio idioma y no tener que estar chapurreando el francés (y a veces el inglés) que aprendimos en la escuela. Pues bien, nada más verme, enseguida me reconoció, incluso se acordaba de mi nombre y estuvimos charlando de orquídeas, de viajes, de su invernadero, de mi buhardilla, etc... Incluso me dio su dirección para que fuera a visitar sus instalaciones (que no descarto ir algún día). Al contrario que el año pasado, este año Mundiflora sí tenía un puesto, un poquito escaso de orquídeas todo hay que decirlo, pero Jacques me comentó que Aduanas todavía no les dejaba meter muchas plantas. También añadió que estaban en trámites para firmar para tres años, por lo que por lo menos en dichos años tendrían muchas más plantas, así que supongo que el año que viene el puesto de Mundiflora estará lleno de orquídeas. Me llamó mucho la atención de las lycastes tan grandes que tenía, pero a mí ya, esas orquídeas tan grandes ya no me entran en ningún sitio.

Mi siguiente visita fue a Albert Falcinelli (Alfa Orchidée). Gracias a Dios, que él también habla español, así que la comunicación es mucho más amena. Me dio la sensación como que tenía muchos híbridos, pero pocas especies. Incluso me atreví a preguntarle, y me comentó que andaban un poco escasos de todo, pues no salían de una expo para entrar en otra, y que se les estaban agotando el stock. El año pasado tenían phalaenopsis especie sin flor por 8€, pero me comentó que este año, no le quedaba ninguna. Por mi parte no le hice ninguna compra, aunque sí vi gente de mi grupo comprándole orquídeas.

Calanthe
A Röllke Orchideen, les compré una mini orquídea por 6,00€. Después de mirar por todo el recinto, me pareció que era el que tenía los precios más baratos de todos los puestos allí presentes, aunque en cuanto a variedad no había gran cosa (o eso me pareció a mí). Tenían cymbidium chinos por 12,50€ y  plantas de unos dos años, entre phalaenopsis especie, aerangis, angraecum, oncidium, etc por 7,50€ la unidad, aunque si comprabas 5 orquídeas, se quedaban en 6,00€. Como íbamos 16 personas de España, entre todos, ya sé que se compraron un montón de estas orquídeas. Incluso yo piqué en una para regalárselo a una amiga (6,00€ es un precio majo)

Cycnoches ventricosum

A lo tonto, y a pesar de que fuimos prontitos para la expo, enseguida nos llegó la hora de comer (o eso me lo pareció). Eran ya las 14:00 horas y teníamos que pensar algún sitio donde cupiéramos los 16. Pensábamos ir a un McDonalds, pero algunos decían que no querían hamburguesa... Mientras estábamos debatiendo, salió el vendedor de NT Orchids y se acercó a mí. ¿Os acordáis que os comenté que me gustaba el Bulbophyllum beccarii, pero que no lo cogí por que valía 60,00€? Pues el vendedor me dice que había hablado con su jefe, que entonces sí estaba (parecía que había vuelto de comer), que le había comentado que yo estaba interesado, y que como había hecho la compra de varias orquídeas en su puesto, el jefe me lo
Stanhopea costarricensis
dejaba en un 50%, es decir, por 30,00€. La verdad que me dio un vuelco al corazón. Enseguida fui con él otra vez a su puesto, y estuve mirando bien las plantas (había solo dos) por si tenían algún problema, pero las dos estaban perfectas. Elegí la mejor, y me lo dejó en 30,00€. Después de que me dio las explicaciones oportunas para su trasplante (venía a raíz desnuda) y cuidados, le pagué y volví a salir al exterior con una sonrisa de oreja a oreja, donde estaban mis compañeros aún debatiendo hacia dónde ir a comer.

Phalaenopsis lindenii
Volviendo al tema de la comida, cuando empezamos a debatir de si ir a alguna o a otra parte a comer (la verdad que éramos muchos para estar todos de acuerdo), justo en ese momento llegó Jacques Fernández (de Mundiflora) que venía de comer, y nos comentó que justo detrás del jardín botánico había un restaurante muy grande donde se comía muy bien y además barato. Fuimos a verlo y vimos que era enorme y que estaba bien de precio. El restaurante era tipo "self-service" donde vas eligiendo tú los platos mientras vas moviéndote con la bandeja de un lado para otro. Así que comimos allí tranquilamente y charlamos distendidamente, mientras descansábamos un poco de la mañana tan ajetreada.

Cattleya dowiana

Después de la comida, la gente ya estaba más dividida. Algunos querían ir al Ikea, otros querían visitar la ciudad, otros visitar algún centro de jardinería... Así y todo, yo dije que quería volver a entrar en la expo durante un ratito más a hacer fotos, pues durante la mañana me puse más a disfrutar del momento exposición y del momento compra, más que a otra cosa. Juanjo me acompañó, pues también quería hacer fotos. Sin prisa, pero sin pausa (que los que quedaron fuera querían aprovechar la tarde) hicimos un montonazo de fotos. Sobre las 16:30 horas hicimos un consenso y al final decidimos ir a un centro de jardinería, Jardiland (excepto Maite y Estela que decidieron volver ya para España). Como había cuatro Jardiland en Burdeos, lo echamos a suerte y fuimos a uno de los cuatro (no teníamos ni idea ni dónde estaban, ni si eran grandes, pequeños...). Menos mal al GPS, que nos llevó hasta la puerta, que si no, todavía estamos dando vueltas a Burdeos. Además nos metió por el centro de Burdeos y pudimos disfrutar un poco de laarquitectura de sus casas que son bellísimas, que por algo la llaman "Le petit Paris" (El pequeño París). Llegamos al Jardiland en unos 15 minutos y entramos al centro a ver más plantas. Si parece que estábamos hartos de ver orquídeas, nada más entrar al centro empezamos a ver
Cattleya bicolor
orquídeas que ya habían perdido su floración, vendiéndolas por 3€. Había una cattleya híbrida enorme, que en su día valía 44€ y estaba rebajada a 10€, y como fue Jon Lizaso el que la encontró, pues se la llevó él. Yo creo que dejamos sin existencias a la tienda. Después dimos unas cuántas vueltas más por el centro de jardinería hasta las 19:00 horas aproximadamente que decidimos volver para España (teníamos 3 horas de carretera por delante). El trayecto se hace pesado, para uno solo, pues son rectas y más rectas, pero como íbamos cuatro dentro del coche, entre conversación con uno o con otro, el trayecto fue muy ameno. Llegamo a casa sobre las 22:30, cansado, dolorido de la cintura.. pero "feliz como una perdiz" jejejeje.... Pero ahí no terminó la cosa. Le invité a Juanjo a mi casa por si quería ver mis orquídeas, y ellos (iban 3 en su coche) que viven a unos 25 minutos de mi casa dirección Bilbao, dijeron que paraban. Así que entre ver orquídeas, seguir hablando de orquídeas, y más cosas, estuvimos de cháchara hasta las 00:15 de la madrugada. Cuando se marcharon me aseé un poquito, me tumbé en la cama, y en cinco minutos estaba ya dormido de lo cansado que llegué. ¿El balance? Muy positivo, con ganas de volver a repetirlo el año que viene.

Phalaenopsis bellina









Rossioglossum grande

Masdevallia stenorrhynchos








Cirrhopetalum Elizabeth Ann

Bulbophyllum beccarii x echinolabium

Vanda denisoniana

Oncidium jonesianum




Aerangis rhodosticta var. luteoalba



Paphiopedilum Michael Koopowitz x Formosa Lady

Comparettia

Restrepia

Dracula

Cochlioda noezliana






























 
Bueno, espero que os haya gustado mi reportaje; para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.