Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Phragmipedium [Phrag.] Paul Eugene Conroy (Phrag. wallisii x Phrag. longifolium)

Imprimir

 Phragmipedium [Phrag.] wallisii (sin. Phrag. warszewiczianum). Ubicación / Hábitat: Esta orquídea es originaria de Ecuador y Colombia. En este último país, crece totalmente expuesta al sol, en rocas de granito y sobre las paredes de los acantilados, a elevaciones que van desde los 1200 mts. hasta los 2150 msnm.

Phragmipedium [Phrag.] longifolium. Ubicación / Hábitat: Esta orquídea es originaria de una zona que abarca desde México hasta Perú. En Colombia se encuentra entre los 1500 y los 1800 msnm., siempre a la sombra y siempre en zonas húmedas. Crecen generalmente en tierra justo al borde de los arroyos, donde están expuestas a las inundaciones estacionales cuando sube el cauce de los arroyos. También crecen en los acantilados en los bosques húmedos de montaña.

Este híbrido primario, el cruce entre el Phrag. wallisii x Phrag. longifolium, fue registrado en 1995 por Harbinger, poniéndole el nombre de Phragmipedium Paul Eugene Conroy.

En cuanto a su cultivo, el Phrag. Paul Eugene Conroy, en cuanto a luz, está compuesto por un 50% donde una de las especies es de sombra y el otro 50% es de media-sombra, por lo que lo cultivaremos en una zona entre sombría y más luminosa, aunque sin sol directo; En cuanto a la temperatura, el 50% de una de las especies es de clima fresco y el otro 50% es de clima templado, por lo que la cultivaremos en alguna zona donde la temperatura nocturna esté comprendida entre los 14 y los 24ºC; La humedad ronda entre el 60 y 70% de las dos especies y en cuanto a los riegos, nunca dejaremos que el sustrato se seque del todo entre riego y riego.
Esta orquídea la compré en Alemania, en agosto de 2006, en un viaje que hice. El vendedor se llama Currlin Orchideen. Era una orquídea adulta, pero pequeña, solamente tenía un brote. Durante estos años, he ido trasplantándola cada vez a una maceta mayor. Actualmente está en una maceta enorme con infinidad de brotes. Esta orquídea la cultivo en interior y en exterior.

Mis condiciones de cultivo (en el exterior y dentro de casa):
  • Luz. A finales de mayo, la saco al exterior y la coloco en un sitio donde recibe luz, pero nunca los rayos de sol directo. En invierno la coloco en mi salón, sobre una peana, al lado de la ventana que da al sur, con muchísima luz durante todo el día.
  • Temperatura. En verano, entre mínimas de 14 y máximas de 28ºC, con algunos picos de 30ºC los días más calurosos, pero que son escasos en mi tierra. La temperatura en invierno, entre 18 y 22ºC. Tiene un radiador justo a su lado...
  • Humedad. Tengo suerte de vivir en la zona norte de España, cerca del mar, por lo que suelo tener una humedad alta a lo largo de todo el año. Dentro de casa tengo una media de 60% de humedad, aunque algunas veces baja a 50% (cuando tenemos viento sur) y otras sube a 70% (cuando el viento sopla del norte, del mar)
  • Ventilación: Siempre que el tiempo me lo permita, abro las ventanas para que haya una buena ventilación. El calor, añadido a una poca ventilación, es igual a la producción de hongos en las orquídeas. Es por eso, que siempre que se pueda, intento darles una buena ventilación.
  • Riegos. En verano está al aire libre. Vivo en una zona lluviosa, así que generalmente no necesita riegos, pero los días de sol y de mucho calor, las riego diariamente, mojando bien el sustrato. En invierno le pongo un recipiente hondo bajo la maceta y suelo llenar el recipiente de agua, así que el sustrato suele estar siempre húmedo.


Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.