Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Lepanthes [Lths.] calodictyon



Imprimir

Ubicación / Hábitat: La Lepanthes calodictyon se encuentra en Ecuador y en Colombia. En Ecuador, esta orquídea se encuentra en las laderas occidentales de los Andes, en las provincias de Esmeraldas, Pichincha, Cotopaxi Bolívar y a unas elevaciones entre los 750 mts y los 1400 mts. sobre el nivel del mar. Las orquídeas que se han estudiado crecían en bosques húmedos en árboles de cítricos. En Colombia, la Lepanthes calodictyon crece  por debajo de los 1000 mts. en la Cordillera Occidental de los Andes en los departamentos de Antioquía y Valle del Cauca. Al ser un rango tan amplio donde se ubica la planta, se han encontrado plantas en zonas con más y menos luz, entre 1500 y 2300 fc. Crecen en sitios con buena ventilación, con una humedad ambiental que ronda el 80%. La temperatura es templada, 22ºC durante el día y 15ºC durante la noche. Las lluvias no son regulares, puede llover mucho durante unos días, y otros más bien poco. Pero no pensemos que durante estos días, la planta se queda seca. Entre la humedad que hace, las nieblas que hay, y el rocío, la Lepanthes calodictyon tiene toda la suficiente agua que necesita.

Por lo tanto, si queremos cultivar una Lepanthes calodictyon en casa, necesitaremos, un espacio donde tenga luz, pero nunca sol directo; una humedad en torno al 80%, y con una ventilación constante. Tiene que tener una temperatura en torno a los 22ºC durante el día y 15ºC durante la noche. El sustrato nunca debe secarse, pero tampoco debe estar encharcado. 

Esta orquídea la compré a través de ebay, en septiembre de 2010, a un vendedor alemán "lepantes", que a mí, personalmente, me gusta mucho, pues suele tener plantas muy buenas.Venía montada en un trozo de corcho prensado, y como me parece muy antiestético, lo quité de ahí, y lo puse en un trocito de corteza de alcornoque. Después, pensando en su ubicación, decidí ponerla dentro de un jarrón de cristal, así que lo que hice fue llenar el jarrón con una tercera parte de bolitas de arcilla expandida (arlita) y luego llenarla de agua justo hasta donde terminaba la arlita, y encima de ésta coloqué la orquídea. La estuve vigilando durante un tiempo, pues tenía miedo a que tuviera problema de hongos, pero como no fue así, ahí la he dejado. El jarrón, lo tengo puesto en mi sala, junto a una ventana que da al sur.

Mis condiciones de cultivo (en el salón):

  • Luz. La tengo colocada junto a la ventana del salón que da al sur. Tiene mucha luz durante todo el día, pero nunca el sol directo. Si por un casual le alcanzaran los rayos solares, hay una cortina por medio, que los difuminaría.
  • Temperatura. En verano, entre mínimas de 18 y máximas de 23ºC, con algunos picos de 27ºC los días más calurosos, pero que son escasos en mi tierra (dos o tres veces al año). La temperatura en invierno, entre 18 y 20ºC.
  • Humedad. Al estar metida en el jarrón, la humedad ronda el 80%.
  • Ventilación: Aunque esta orquídea requiere mucha ventilación, al cultivarla dentro de un jarrón, aunque la boca es ancha, no tiene mucha ventilación. Así y todo, después de un año cultivándola de esta manera, nunca he tenido problemas de hongos y la planta crece y florece constantemente.
  • Riegos. No la riego. Lo que hago es que cuando el agua del jarrón va evaporándose, lo relleno con el agua que falta. Al estar la corteza en contacto con el agua, éste moja a su vez el musgo, y así el sustrato de la planta se encuentra húmedo y no encharcado.
Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.