Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

viernes, 27 de marzo de 2009

Paphiopedilum x gratrixianum (híbrido)

Imprimir

Aunque ya me floreció a principios de Enero de este año (ver aquí), me ha vuelto a florecer con dos flores más.

Este paphiopedilum lo adquirí en Noviembre de 2007 en Jardinerie Lafitte -Bayonne- (Francia) en uno de nuestros innumerables viajes que hacemos al país vecino (la frontera con Francia queda a unos 35 minutos en coche y los centros de jardinería a los que acostumbro a ir a unos 55 minutos). La razón de ir a Francia es por que tienen mucha más variedad de orquídeas y de precio más baratas que en España.

Esta orquídea, que gracias a Jesús Soler -un amigo del foro de orquídeas de Infojardín- me dijo que no es un Paphiopedilum gratrixianum, sino un híbrido de él, requiere de mucha humedad, riegos frecuentes (el sustrato debe estar húmedo, pero no encharcado) y nada de rayos de sol directo, así que en los meses más calurosos del año, los saco al exterior y los ubico en algún sitio donde esté resguardado de los rayos directos de sol.

El sustrato que suelen traer los paphios, a parte de no saber muchas veces lo que llevan, prefiero preparar uno yo, y que lo hago en casa. Consta de los siguientes materiales:

40% Corteza de pino de granulometría mediana (1 a 1'5 cm)
20% Corteza de pino de granulometría pequeña (0’5 a 1cm)
10% Estiércol descompuesto de caballo

10% Tierra volcánica (1 a 1’5 cm)
10% Carbón vegetal (1 a 1’5 cm)
10% Gravilla mármol (1 a 1’5 cm)

Llevo años utilizando este preparado, y con buenos resultados, así que, mientras no encuentre uno mejor, sigo con ello. Aunque no todos los paphios necesitan los mismos sustratos; para más información podéis leer un artículo muy bueno que escribió Paphiopere hablando sobre las distintas mezclas de sustrato que necesitan para según qué paphiopedilum.

En los días soleados, los riegos son diarios. El sustrato que tiene no retiene mucha agua, y con la evaporación, se puede regar todos los días sin ningún problema de ahogar la planta. Lo que he tenido mucho cuidado es con los caracoles, que atacan las hojas tiernas si no andas con cuidado, así que cada 15 días aplico un veneno para babosas, caracoles, etc...


Al igual que las demás orquídeas, en el momento en que la temperatura nocturna desciende por debajo de los 5ºC, este paphiopedilum vuelve a interior junto a las demás (Aunque en el foro de orquídeas, Álex, comentó que sus paphiopedilums pasaban el invierno en el exterior aguantando temperaturas de hasta 3ºC.). Estos cambios de temperatura entre el día y la noche, favorecen el desarrollo de una nueva floración. La primera vara floral de este paphio, empezó a formarse a mediados de otoño, abriendo una flor superbonita a los dos meses aproximadamente. Después han crecido tres varas más, aunque una de ellas no llegó a buen puerto y solamente estas dos flores llegaron a desarrollarse enteramente.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.