Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mi blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo introduce tu correo para suscribirte.

martes, 26 de octubre de 2010

Stanhopea [Stan.] tricornis

Imprimir


Ubicación / Hábitat: La Stan. tricornis es originaria de Ecuador, Colombia y Perú. Las plantas se encuentran en las laderas occidentales de la Cordillera de los Andes, que va desde el norte de Colombia hasta el norte de Ecuador, a unas elevaciones que van desde el nivel del mar hasta los 1200 mts. Crecen en bosques húmedos y muy templados, sobre plantaciones de café y cacao. En Ecuador, La Stan. tricornis se encuentra en las provincias de Pichincha, Cotopaxi, Bolívar y Los Ríos, cerca de la reserva natural del Centro Científico Río Palenque donde crece, ya sea como epífita o ya sea en terraplenes, en bosques tropicales húmedos y bosques húmedos de montaña cubiertos por nubes a unas elevaciones que van desde los 150 a los 400 mts. sobre el nivel del mar. Crecen en zonas con bastante luz, pero sin sol directo, con una ventilación constante. Con unas temperaturas durante todo el año en torno a los 27/28ºC durante el día y 18/20ºC durante la noche. La humedad ronda el 75/80% durante todo el año. Las lluvias suelen ser entre abundantes y escasas a lo largo del año, excepto en la estación seca, que va desde otoño hasta la primavera en las que las lluvias son muy escasas, aunque con las nieblas y el rocío de la mañana, la planta toma el agua necesaria para su subsistencia.

Si queremos cultivar una Stanhopea tricornis en casa, necesitamos por lo tanto, un entorno donde haya luz, pero sin sol directo. Que la temperatura ronde entre los 28ºC durante el día y 19ºC durante la noche. Necesitares un espacio aireado, bien sea en el exterior, en interior con las ventanas abiertas o con ayuda de un ventilador. Una humedad en torno al 75%. Los riegos han de ser abundantes en la época de crecimiento, siempre y cuando el sustrato sea poroso y que drene bien. Una vez que el nuevo pseudobulbo haya madurado, se recomienda dejar de regar durante un mes, y rociarla con agua mediante spray ocasionalmente. Luego ir regándola más espaciadamente hasta que aparezca el nuevo brote, donde retomaremos los riegos abundantes.


Esta Stanhopea tricornis se la adquirí, en abril de 2008, a mi amigo Rubén, de Flora del Trópico, que es un vendedor de orquídeas, entre otras plantas tropicales, que tiene sus instalaciones en Madrid. Se la encargué para la Feria de Plantas de Iturraran, una feria de plantas que se celebra anualmente en mi tierra, en el Jardín botánico de Iturraran. Venía en maceta con sustrato de corteza de pino. Como hago con casi todas mis orquídeas, la monté en corteza de alcornoque, y desde entonces, no ha hecho más que crecer y florecer... No hay año que no florezca. La tengo colgada en mi buhardilla.




Mis condiciones de cultivo (en mi buhardilla):

  • Luz. La tengo colocada en la parte central de la buhardilla, donde tiene mucha luz, pero no tiene sol directo. Los pocos rayos directos que le pueden llegar, están difuminados por la cortina de la ventana. En invierno suelo quitar la cortina, así que sí recibe algunos rayos directos de sol.
  • Temperatura. En verano, entre mínimas de 18 y máximas de 25ºC, con algunos picos de 30ºC los días más calurosos, pero que son escasos en mi tierra. La temperatura en invierno, entre 15 y 20ºC.
  • Humedad. Tengo suerte de vivir en la zona norte de España, cerca del mar, por lo que suelo tener una humedad alta a lo largo de todo el año. Dentro de la buhardilla tengo una media de 60% de humedad, aunque algunas veces baja a 50% o menos (cuando tenemos viento sur) y otras sube a 70% (cuando sopla aire del mar)
  • Ventilación: Siempre que el tiempo me lo permita, abro las ventanas para que haya una buena ventilación. El calor junto con una poca ventilación, es muy probable que aparezcan hongos en las orquídeas. Es por eso, que siempre que se pueda, intento darles una buena ventilación. Los días de mucho frío (en invierno) o fuertes lluvias, utilizo un ventilador (generalmente nada más regarlos durante un tiempo)



  • Riegos. En verano la riego una vez cada dos días (los días de más calor, una vez al día). Una vez que el nuevo pseudobulbo haya madurado, le doy un mes de reposo, sin nada de riegos, a excepcións de pequeñas pulverizaciones con agua y muy ocasionalmente. Después de este mes, empiezo a regarla pero muy espaciadamente, como cada 10/15 días. En primavera, retomo los riegos normales. Siempre miro un poco, en qué condiciones está el día, influye mucho si hace mucho o poco calor; si hay alta o baja humedad; si está soleado o no...

Bueno, espero que os haya gustado, para cualquier consulta o sugerencia, podéis escribirme a: airegaizto@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


YoWindow.com Forecast by yr.no

En Gipuzkoa, la provincia más pequeña de España, el clima es de tipo oceánico templado, caracterizado por sus moderadas temperaturas y lluvias relativamente frecuentes, aunque rara vez torrenciales. Se trata de un tiempo húmedo pero agradable, matizado por el efecto suavizador que ejerce el mar.

Los inviernos en Gipuzkoa suelen ser lluviosos pero con temperaturas más bien templadas. Las heladas son escasas y la caída de nieve, un acontecimiento infrecuente que provoca que los guipuzcoanos saquen sus cámaras a la calle.

En verano suben las temperaturas pero sin alcanzar las cotas agobiantes de otros lugares. Aquí los termómetros se quedan en torno a unos agradables 20 grados, aunque se produzcan máximas superiores a los 30. Lo normal es que los días sean agradables y que durante las noches el ambiente se refresque. La lluvia, a veces en forma de suave llovizna (el típico 'sirimiri'), también hace su aparición en las estaciones cálidas, entre ciclos secos.

Las suaves brisas suelen venir del noroeste, del norte o del sur. Pese a su reducida extensión, la morfología de Gipuzkoa, con estrechos valles y montes que actúan como barrera de los aires del mar, hace que la meteorología no sea homogénea y que se registren variaciones entre sus distintas comarcas.